Londres. Xstrata, el cuarto mayor productor mundial de cobre, espera que se nombre a un nuevo presidente ejecutivo para la mina Collahuasi en Chile, que controla junto con Anglo American, a fines del 2012, en medio del turbulento año que ha tenido el yacimiento.

El presidente ejecutivo de Xstrata Copper, Charlie Sartain, dijo que Collahuasi, la tercera mayor mina de cobre del mundo, volvería a ser "pilar" de su cartera, pero no considerarían avances en su ambicioso plan de expansión hasta que culmine un proceso de reestructuración.

"Esperamos que se nombre a un nuevo presidente ejecutivo en Collahuasi antes de que finalice el año", dijo Sartain.

"Antes de tomar cualquier decisión de inversión en las nuevas expansiones de Collahuasi tendríamos que tener confianza en la capacidad de gestión y la fiabilidad de la operación", opinó.

La expansión de Collahuasi -que representó poco más de la quinta parte de la producción de cobre de Xstrata el año pasado- es uno de los más grandes proyectos de crecimiento de cobre no aprobados y duplicaría la producción anual de la mina.

Xstrata, en medio de un proceso de adquisición de US$32.000 millones por parte de Glencore, ha puesto el cobre en el núcleo de su estrategia, mientras busca entrar a una fase de crecimiento orgánico para fortalecer los volúmenes.

En el 2011, la producción de Collahuasi cayó a su nivel más bajo desde 2007 y ha sido afectada este año por una combinación de protestas laborales, fuertes lluvias y accidentes, lo que llevó a Anglo, Xstrata y sus socios japoneses a intervenir y nombrar jefes interinos en medio de un plan de reestructuración.

Sartain dijo que la mina sufrió problemas, incluyendo una alta rotación en diferentes niveles de gerencia, en una difícil operación que emplea a 9.400 empleados y contratistas.

"Lo que hacemos es asegurar que los pasos deliberados que estamos tomando para mejorar el negocio y la fiabilidad de los resultados son exitosos y sostenibles. Y necesitamos tiempo para evaluar los resultados del estudio de prefactibilidad para la mayor expansión que se está terminando", dijo Sartain, en referencia a la llamada "Fase 3".

"No vamos a avanzar en el estudio de factibilidad completo hasta que tengamos la confianza en que estamos cumpliendo con los objetivos de negocio", dijo.

El ejecutivo agregó que lo primero será restaurar la producción a un nivel anual de alrededor de 400.000 toneladas.

Xstrata tras Glencore. El plan de Xstrata es fundamental para la transición de una empresa que se apoya en adquisiciones a una que genera su propio crecimiento, con proyectos que entrarían en producción para aumentar el volumen en un 50% a finales de 2014.

Estos incluyen la iniciativa de US$5.200 millones en la mina Las Bambas en Perú, uno de sus mayores proyectos nuevos.

Pero la visión de Glencore de crecer gradualmente ha llevado a especular que proyectos de más largo plazo no aprobados de Xstrata podrían ser desechados, en particular los de Argentina -donde políticas proteccionistas han atemorizado a inversores- o algunos de los más remotos o más costosos.

Sartain dijo que muchos proyectos en cartera de Xstrata son expansiones, incluyendo Agua Rica en Argentina, lo que podría aumentar la producción de la cercana mina Alumbrera y extender su vida.

Además acotó que habría una nueva evaluación de las oportunidades en caso que la alianza con Glencore se concrete.

Operaciones vitales de Glencore se encuentran en el cinturón de cobre de África: Zambia y la República Democrática del Congo.

"En última instancia vamos a tomar una decisión acerca de cuál es el mejor valor para nosotros, para avanzar en los proyectos o mirar para diluir o desinvertir", dijo Sartain.