El mercado de los destilados está en plena guerra de marcas. Esto tras la irrupción de los productos “sour” que ingresaron al país, promoviendo dentro de sus características el origen peruano de sus recetas.

Sin embargo, en el último capítulo de estas disputas comerciales se escribió un triunfo de la chilena CCU, que consiguió una sanción para la marca Secreto Peruano Sour por parte del Consejo de Autorregulación y Ética Publicitaria, (Conar), que ordenó el cese de sus avisajes.

CCU, que en su portafolio maneja Pisco Mistral, reclamó que Secreto Peruano Sour inducía “al engaño” en su publicidad. De acuerdo a la empresa del grupo Luksic, al promocionarse con la frase “el verdadero sour peruano” el consumidor asume que se trata de pisco sour, pero la embotelladora nacional aseguró que el producto “no contiene dentro de sus ingredientes pisco chileno ni destilado de uva peruano, sino que su ingrediente alcohólico es destilado de cereal”, consigna Diario Financiero.

“En otras palabras, un producto que se promociona como el ‘verdadero sour peruano’ haciendo referencia al conocido ‘pisco’ sour peruano, con un chef peruano como rostro publicitario, con la bandera peruana en su envase, con videos de cocina típica peruana, y que no tiene un mililitro de pisco o destilado de uva, constituye claramente una infracción al Código Chileno de Ética Publicitaria”, relata el texto de CCU.

En su defensa, la marca Secreto Peruano Sour afirma que en “ningún caso se publicitó” mencionando la palabra “pisco”, y agregando que si fuera ese el caso, el producto Mistral Ice también podría llevar al error puesto que tampoco contiene ni un “mililitro de pisco”.

Esto se suma a la disputa por la denominación “pisco”, que en Chile está reservada al producto nacional proveniente de las regiones de Atacama y Coquimbo. El líquido proveniente de Perú, en nuestro país, debe llamarse aguardiente o destilado de uva, o bebida espirituosa.