Santiago. Uno de los principales productores de cobre del mundo se enfrenta mañana a multitudinaria protesta nacional. Los trabajadores de la estatal chilena Codelco anunciaron que realizarán este lunes un paro de 24 horas en rechazo al plan de reestructuración que realiza la empresa y que implicaría miles de despidos.

La Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) estimó en 17 mil personas la convocatoria que implicaría la paralización de las principales minas chilenas, con una pérdida estimada por la empresa de US$41 millones.

La huelga, indicó la FTC, aspira no sólo a frenar los despidos, sino también a evitar el ingreso de capitales privados, como un primer paso para privatizar la compañía, lo que fue desmentido por el gobierno de Sebastián Piñera.

La agencia Infobae destaca que una nota del consejo directivo de la federación señaló, cuando acordó la paralización del lunes, que "si hay represión y despidos de trabajadores como consecuencia de esta legítima movilización, el paro será indefinido".

La huelga coincide con el 40 aniversario de la estatal, creada en 1971 bajo el gobierno del socialista Salvador Allende, que nacionalizó el cobre a través de la transferencia al Estado de yacimientos en manos extranjeras.

La empresa, según indicó su presidente ejecutivo, Diego Hernández, dejará de producir 4.900 toneladas de cobre fino, lo que implica US$41 millones de pédida.

"Esta paralización significará un daño para la empresa y para todos los chilenos, que dejarán de recibir decenas de millones de dólares de excedentes producto de la explotación de nuestros principales yacimientos", añadió a la prensa chilena.

"A pesar de nuestros esfuerzos, los dirigentes de la FTC han decidido mantener su movilización que busca, principalmente, oponerse a la posible privatización de Codelco, tema que ha sido descartado por todos", enfatizó.

El plan impulsado por la plana directiva apunta a generar un plan de jubilación de sus trabajadores, quienes hoy evitan su retiro para mantener una serie de beneficios que incluye áreas como salud.

Sólo durante el año pasado, la empresa aportó al Estado beneficios por US$5.799 millones y tiene un plan de inversiones de US$3.500 millones por año hasta 2015.