Santiago. La estatal chilena Codelco planea invertir US$400 millones en una planta de procesamiento de molibdeno y busca maximizar su valor en medio de una disputa legal con la minera global Anglo American Plc, dijo el presidente ejecutivo de la compañía sudamericana a un diario local.

Codelco, que ya es el segundo mayor productor de molibdeno del mundo, construirá la planta en el norte de Chile para alrededor de 2015, a fin de convertirse en una competencia directa del mayor procesador del metal, la chilena Molymet.

"Le estamos agregando valor a la compañía. Estamos preparando el terreno para consolidar a Codelco en el tiempo como el segundo y primer productor de molibdeno más importante del mundo", dijo Thomas Keller en una entrevista con el diario local La Tercera.

El año pasado, Codelco vendió 22.800 toneladas del metal utilizado para endurecer el acero y aumentará su producción de molibdeno una vez que transforme su gigantesca y centenaria mina Chuquicamata en una operación subterránea.

"Es un proyecto que nos permitirá comercializar directamente parte importante de nuestra producción de molibdeno en forma de molibdeno comercial, ya que hoy lo que vendemos es concentrado de molibdeno", sostuvo Keller.

Sobre la disputa de Codelco con Anglo respecto a activos cupríferos en el centro sur de Chile, Keller dijo que la ventana de negociación, que se extendió al 17 de julio desde el 22 de junio, podría ampliarse aún más legalmente.

"Un buen acuerdo puede ser mejor que un buen juicio y nuestra responsabilidad es no tomar una posición cómoda con administración, sino que más bien procurar maximizar el patrimonio de Codelco", dijo Keller.

El conflicto por el contrato entre Codelco y Anglo se centra en un acuerdo de opción de 1978.

Codelco dijo en octubre que ejercerá la opción de compra de 49% de las acciones de Anglo American Sur (AAS) cuando se abrió la alternativa en enero.

Sin embargo, semanas después Anglo sorprendió a todos con la venta preventiva de un 24,5% de las acciones en AAS a Mitsubishi Corp, en un acuerdo por US$5.400 millones que minó las ambiciones de Codelco pero que dice aseguró un mejor valor para los inversionistas.

Desde entonces, las compañías han forcejeado por las propiedades, que incluyen la prometedora mina Los Bronces, que solía llamarse La Disputada.