Santiago. La minera chilena Codelco, el mayor productor mundial de cobre, retomó este martes sus faenas tras una paralización de un día de sus trabajadores, quienes amenazaron con más protestas si la firma estatal no los incluye en la discusión de una plan de reestructuración.

Casi la totalidad de los 16.000 trabajadores que integran Codelco participaron en la huelga de "advertencia", algo que no ocurría desde hace 18 años y que implicó dejar de producir 4.900 toneladas, equivalente a unos US$41 millones en menores ingresos.

Para asegurar el gradual retorno a las faenas este martes, la minera y los trabajadores habían implementado turnos de emergencia en la víspera, que se focalizaron en la mantención de los equipos y unidades claves.

"Los trabajadores ya están de vuelta en sus faenas. El paro fue un éxito y quedo claro cuánto valemos", dijo Hernán Garrido, presidente de uno de los sindicatos de la mina El Teniente, la segunda mayor de Codelco.

En Chuquicamata, la principal mina de la minera estatal, también se retomaron las faenas.

"Fue una paralización brillante, no vista en años. Ahora, la administración debe mirarnos de otra forma, porque si no, este (puede ser) el inicio de más huelga". Hernán Garrido, dirigente sindical.

La huelga no registró hechos de violencia ni tampoco daños a los equipos o instalaciones en las minas ubicadas en el norte y centro del país.

La transitoria paralización en Codelco, que produce cerca del 9% de la oferta mundial del metal, no afectaría la meta anual de producción de 1,7 millones de toneladas de cobre, aunque, de expandirse este tipo de movilizaciones, podrían empañar algunos de los planes estratégicos.

"Fue una paralización brillante, no vista en años. Ahora, la administración debe mirarnos de otra forma, porque si no, este (puede ser) el inicio de más huelga", dijo Garrido.

Los trabajadores protestaron por una reestructuración de la firma, que denuncian conllevaría el recorte de personal y una supuesta privatización parcial de la compañía.

"Efectivamente tenemos antecedentes concretos frente a la iniciativa que tiene no solamente Codelco sino el Gobierno de empezar una privatización encubierta", dijo Raimundo Espinoza, presidente de los trabajadores de Codelco.

Gobierno niega privatización. Junto con calificar de ilegal el paro, el ministro de Minería, Laurence Golborne, negó las acusaciones y denuncias de una supuesta privatización de Codelco.

En tanto, el presidente ejecutivo de la compañía, Diego Hernández, consideró que la protesta es una forma de mostrar su disconformidad ante vitales ajustes que debe realizar la firma para mantener su producción para los próximos años.

La cuprífera posee un plan de inversiones récord de más de US$17.500 millones para el período 2011-2015, con el que busca mantener sus niveles de producción, amenazados por el declive en las leyes de sus minerales.

Entre los ajustes, la centenaria y emblemática mina Chuquicamata pasará de cielo abierto a subterránea, lo que llevaría a una reducción de 2.600 cargos en los próximos cinco años.

Esto crispó los ánimos de los trabajadores que exigen a la administración un plan de estabilidad.

El líder de los trabajadores de la minera estatal dijo que esos planes deben ser discutidos con las organizaciones sindicales, ya que si no hay acercamientos el conflicto podría escalar, con la amenaza latente de nuevas huelgas.