Santiago. La estatal chilena Codelco, la mayor productora mundial de cobre, suspendió este miércoles las operaciones de su pequeña división Salvador en medio de protestas de trabajadores tercerizados que demandan mejoras en sus beneficios, aunque afirmó que el resto de sus faenas laboraban con normalidad.

Los operarios afiliados a la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) exigen que se instale una mesa de diálogo con la firma para mejorar el actual "Acuerdo Marco", para lo cual presionaron desde el martes con bloqueos de vías y otras paralizaciones, afectando al menos a cinco de las divisiones de la minera.

"Esta acción, ilegítima e ilegal, ha obligado a la suspensión de nuestras operaciones (en Salvador), situación que se mantiene hasta el día de hoy (miércoles), debido a la imposibilidad y el riesgo que implica para los trabajadores acceder a las instalaciones", dijo la firma en un comunicado.

Salvador fue una de las operaciones de Codelco más afectadas por inusuales lluvias que en marzo provocaron aluviones en el norte del país.

Cuerpos de seguridad han actuado en algunos puntos para desmontar barricadas instaladas por los manifestantes.

La firma ha llamado a las empresas y trabajadores contratistas a retomar el diálogo y respetar el Acuerdo Marco -del que es facilitador-, que se encuentra plenamente vigente.

"Codelco se encuentra estudiando las acciones legales pertinentes para perseguir las responsabilidades ante los graves y violentos hechos acontecidos ayer, que generaron lesiones a trabajadores, daños a equipos e instalaciones y en la infraestructura pública", agregó.

En un comunicado la noche del martes, Codelco cifró en US$27 millones la pérdida diaria por la paralización y dijo que un alza en los beneficios "y sus costos asociados, no son compatibles con las actuales condiciones del mercado del cobre, de la realidad económica del país y la sustentabilidad de los proyectos estructurales".

Codelco impulsa un multimillonario plan de inversiones en los llamados proyectos estructurales, con los que busca contrarrestar la caída en las leyes minerales de sus depósitos, en momentos en que el valor del cobre ha golpeado fuertemente sus ingresos.

La empresa detalló que "acceder a las demandas de las organizaciones supra-sindicales significaría un impacto de cerca de 1.000 millones de dólares en el largo plazo para la corporación".

La firma ha llamado a las empresas y trabajadores contratistas a retomar el diálogo y respetar el Acuerdo Marco -del que es facilitador-, que se encuentra plenamente vigente.

El jefe de la estatal, Nelson Pizarro, se reunió en la víspera con empresas contratistas para analizar los efectos de las movilizaciones y solicitar una pronta solución al conflicto.

En tanto, la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), que agrupa a los trabajadores de nómina, dijo que respetaba la autonomía de los empleados tercerizados de plantear sus demandas siempre que no afecten la seguridad del resto de los operarios y no pongan en riesgo las instalaciones de la firma.

Las ganancias de Codelco, que entrega sus utilidades al Estado, cayeron un 42 por ciento en el primer trimestre a 312 millones de dólares debido principalmente a la debilidad del precio del cobre y pese a una reducción en sus costos.