Santiago. La chilena Colbún aspira a obtener a fines del 2012 el permiso definitivo para construir el resistido megaproyecto hidroeléctrico HidroAysén, que impulsa junto a Endesa Chile, pese a que el estudio de impacto ambiental no sería aprobado este año.

El plan para construir cinco represas -además de una línea de transmisión- en la región sureña de Aysén, que es rechazado por varios grupos ambientalistas, ha sido objeto de detalladas observaciones por parte de las autoridades.

"No creo que este año se apruebe en definitiva el estudio de impacto ambiental", dijo Bernardo Matte, presidente del directorio de Colbún.

El ejecutivo añadió que además falta concretar el trazado de la línea de transmisión adjunta al proyecto. "Estimamos que hacia fines del 2012 debiéramos estar con la aprobación definitiva que nos permita iniciar la obra", opinó.

El proyecto, impulsado por la sociedad HidroAysén, en que participan las generadoras Endesa Chile y Colbún, considera una inversión de alrededor de US$3.500 millones.

Las represas se levantarían en la lluviosa Patagonia chilena, a unos 1.700 kilómetros al sur de Santiago, y aportará 2.750 megavatios al sistema interconectado del país.

El plan se presentó en 2005 y originalmente preveía empezar a prestar servicios en 2012.

Matte dijo que antes de finalizar 2010 pueden entregar respuestas a una serie de interrogantes formuladas por las autoridades ambientales, pero consideran que pueden generarse nuevas inquietudes debido al cambio de Gobierno en Chile.

Inversiones. Por su parte, Colbún está desarrollando un plan de inversiones por US$1.800 millones hasta 2013, de los que ya están en ejecución unos 600 millones.

Buena parte de los recursos estarán destinados a los proyectos San Pedro y Angostura -con capacidad de unos 466 megavatios y que deberán de estar en marcha en 2013- y la termoeléctrica Santa María, cuya apertura se demoró hasta agosto del 2011 por los daños del terremoto del 27 de febrero.

"Santa María está en una fase avanzada (...). Está atrasado, el terremoto nos golpeó. Por suerte no hubo ningún daño mayor", explicó Matte.

La planta tendrá una capacidad de 342 megavatios .

El terremoto de magnitud 8,8 afectó la zona centro sur del país, dejando pérdidas calculadas por el gobierno de US$30.000 millones, y causó daños a importantes industrias.

Colbún estima que el consumo eléctrico se ha reducido en 10% luego del potente sismo.

El gerente general de Colbún, Bernardo Larraín, dijo que la empresa no necesitaría nueva emisión de deuda ni préstamos para financiar su plan de inversiones, luego de la colocación a inicios de año de un bono por US$500 millones.