Santiago de Chile. La estatal Empresa Nacional del Petróleo (Enap) de Chile perdió US$319 millones en 2012, medidos después del impuesto a la renta y de un tributo especial del 40%, informó este jueves la compañía en un comunicado.

La cifra se compara con una pérdida de US$67 millones registrada en 2011, dijo la empresa, que atribuyó la mayor parte de su pérdida (US$230 millones) "a la aplicación de la política de precios de paridad internacional" del petróleo.

También a una disminución del margen de refinación (ingresos menos costo de crudo) de un 16,9% debido al encarecimiento de la canasta de crudos latinoamericanos, principalmente en el primer trimestre de 2012.

Asimismo, "al complejo escenario de márgenes del período, que motivó ajustes a la política de producción del primer semestre, lo que provocó una menor venta de producción propia, no contrarrestada con los incrementos de precios que tuvieron los productos".

Otro factor mencionado por la estatal fue la paralización durante agosto y septiembre, por mantenimiento, de la Refinería Aconcagua, lo que obligó a sustituir producción propia por compra de productos importados, "con el consiguiente deterioro de márgenes".

Enap dijo que durante todo el 2012 debió soportar altos costos de energía, los que tuvieron incidencia directa en mayores costos de operación de las refinerías, situación que no pudo ser contrarrestada en su totalidad, generando un deterioro permanente en los márgenes.

Al pasado 31 de diciembre, el total de activos de Enap sumó US$6.312 millones, un 1,8% más que en igual fecha de 2011, explicado por un aumento del ítem "Deudores Comerciales y Otras Cuentas por Cobrar", mientras sus pasivos aumentaron en US$407 millones en el período.

Los ingresos totales de la compañía llegaron el año pasado a US$11.612 millones, 777 millones más que los US$10.835 millones registrados el año anterior.

El Ebitda (resultado antes de impuestos, depreciaciones y amortizaciones) fue de US$57 millones en 2012, que se compara con el de 372 millones registrado el año anterior.

La petrolera aseguró que la implementación de un conjunto de medidas de gestión desde fines del año 2012, entre ellos la negociación del nuevo contrato de compra de gas natural licuado y la fuerte inversión en perforación y producción en la región de Magallanes, "hacen que el escenario esperado para el 2013 proyecte resultados positivos".