Santiago. La estatal chilena Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) reanudó las operaciones de su refinería Bío Bío, que fue dañada por el terremoto de febrero, antes de lo previsto y comenzó a reducir las importaciones de combustible, informó la compañía.

Poco después de que cerrara la refinería Bío Bío, con una capacidad de 116.000 barriles diarios, debido a los extensos daños que sufrió con el fuerte sismo, la compañía comenzó a importar la mitad de lo que normalmente produce.

Las importaciones incluyen diésel y gasolina de diversos octanajes.

"Sustituiremos paulatinamente la importación de combustibles, por productos de producción propia, que hasta la fecha significaban cerca de 500.000 metros cúbicos por mes de combustibles", dijo el gerente de la línea de negocios de refinación de ENAP, Carlos Cabeza.

Las autoridades chilenas esperaban que la refinería volviera a operar a fines de junio