Santiago. Las pérdidas de la generadora chilena Empresa Nacional de Electricidad causadas por el terremoto de fines de febrero no son significativas, declaró el jueves el gerente general de la compañía.

El terremoto, el quinto más fuerte de que se tenga registro, causó cientos de muertes y amplios daños en la región centro sur del país. La demanda de electricidad cayó en Chile durante marzo debido a que el terremoto derribó líneas de transmisión causando apagones.

Endesa continúa evaluando los daños en su central termoeléctrica de 128 megavatios de Bocamina, la única planta operativa afectada, al igual que otras pérdidas relacionadas con el terremoto.

Sin embargo, la compañía espera que sus pólizas de seguros cubran la mayor parte de las pérdidas incurridas, declaró Joaquín Galindo a la prensa en el marco de la reunión anual de accionistas de la compañía.

Endesa destinará este año cerca de US$350 millones en inversiones, incluida la construcción de la central termoeléctrica Bocamina II, de 370 megavatios.

Endesa Chile es propiedad de la compañía holding local Enersis, que a su vez es propiedad de la española Endesa