Pasar al contenido principal
Chilena Escondida negocia con sindicatos para levantar paralizaciones
Martes, Julio 26, 2011 - 08:07

"El primer punto que vamos a tratar es que la empresa no tome represalias contra los trabajadores. Si no hay acuerdo (en ese tema), se termina la reunión", dijo Luis Valdés, dirigente del sindicato de la minera chilena.

Antofagasta. Escondida en Chile, la mayor mina de cobre del mundo, y sus trabajadores en huelga se alistaban el martes para dialogar, en un intento por poner fin a una paralización que avanzaba a su quinto día bajo la atenta mirada de los mercados de metales.

La estatal Dirección del Trabajo convocó a la empresa y su sindicato a una mesa de diálogo a las 10.00 hora local en la ciudad de Antofagasta, aseguraron líderes de los trabajadores, en medio de la tensión por una advertencia de la firma de adoptar acciones legales.

"El primer punto que vamos a tratar es que la empresa no tome represalias contra los trabajadores. Si no hay acuerdo (en ese tema), se termina la reunión", dijo a Reuters Luis Valdés, dirigente del sindicato que agrupa a 2.375 operarios.

Para el líder gremial, "una agenda de trabajo con fechas concretas" para el cumplimiento de sus demandas, podría motivar a los trabajadores a evaluar el fin de una huelga que amenaza con extenderse a otros yacimientos, cuyos sindicatos se han declarado en alerta y monitorean la situación.

A la protesta de los operarios de Escondida se sumarán este martes los 9.000 trabajadores tercerizados que apoyan las faenas de las mineras.

La compañía ya había advertido este lunes que podía tomar acciones legales para retomar sus operaciones. La ley chilena habilita a una firma a despedir a un operario que se ausenta por dos días de su puesto.

Escondida, controlada por BHP Billiton y que está aplicando un plan para asegurar sus operaciones, declinó comentar la información, mientras que la Inspección del Trabajo no confirmó la reunión ni precisó su alcance.

Con casi cinco días de huelga, el yacimiento ya habría dejado de producir unas 15.000 toneladas, lo que representa cerca de unos US$150 millones, según estimaciones de Reuters.

Los trabajadores exigen a la empresa que responda por las rebajas en los beneficios laborales, principalmente en bonificaciones por ganancias extraordinarias de la firma.

El conflicto ha golpeado la producción y los despachos de la mina, que produce más de un millón de toneladas anuales de cobre, y ha despertado temores de una menor oferta en el ajustado mercado internacional, elevando el precio del metal, que alcanzaba el martes máximos de una semana en Londres.

Autores

Reuters