Pasar al contenido principal
Chilena Escondida retoma faenas tras fin de huelga
Viernes, Agosto 5, 2011 - 18:18

"La paralización está depuesta", dijo a Reuters Marcelo Tapia, portavoz del sindicato, al salir de la firma del acuerdo con representantes de la compañía.

Antofagasta. La mina Escondida en Chile, el mayor yacimiento de cobre del mundo, comenzó el pasado viernes a retomar sus operaciones en forma progresiva, luego de que los trabajadores y la firma lograron un acuerdo de mejoras laborales para poner fin a una huelga de dos semanas.

El reinicio de las faenas ocurre luego de que la madrugada de este viernes los trabajadores de Escondida aprobaron una oferta final, en medio de una huelga que había obligado a la firma a declarar fuerza mayor y apoyó los precios globales del metal.

La desactivación de la huelga "se debe a los buenos resultados de las conversaciones entre las partes", expresó la firma en un comunicado.

Un 65,5% de los trabajadores aprobó la oferta de la empresa de un bono de US$5.700 -casi la mitad de lo exigido inicialmente-, luego de estancarse las conversaciones con la minera controlada por BHP Billiton, que produce un 7% del cobre mundial.

"La paralización está depuesta", dijo a Reuters Marcelo Tapia, portavoz del sindicato, al salir de la firma del acuerdo con representantes de la compañía.

El dirigente explicó que el sábado en la mañana se reactivarían las operaciones, aunque un turno subiría la noche del viernes para descansar en las faenas de la mina.

La paralización le habría costado a la minera unas 40.000 toneladas de cobre, equivalentes a más de US$400 millones.

La protesta fue uno de los factores de apoyo al precio del cobre en las últimas semanas, que trepó a su mayor nivel en casi cuatro meses, en medio de temores por la falta de suministro.

"Esto le quitará un poco de soporte (al precio del cobre), pero pienso que será más influyente para los precios es lo que pase a nivel macroecononómico en los próximos días", dijo Gayle Berry, analista de Barclays Capital en Londres.

El cobre cerró en Londres con una baja del 3,4%,
a US$9.040 por tonelada, tras retroceder hasta su menor nivel desde junio, por renovados temores por los problemas de deuda en Estados Unidos y la zona euro, y una desaceleración de
la economía global.

Trabajadores ceden. El punto más álgido de las conversaciones fue un bono que no está contemplado en el contrato colectivo.

Los operarios disminuyeron sus aspiraciones de esa bonificación a unos US$8.800 desde los US$11.000 originales, en lo que estimaron una muestra de flexibilidad para negociar.

Pero la firma ratificó su oferta de unos US$5.700 por trabajador, que los trabajadores terminaron aceptando.

La votación, que se extendió hasta la madrugada de este viernes, se realizó en la sede del sindicato en Antofagasta -a unos 170 kilómetros al noroeste de la mina, así como en las faenas del yacimiento.

La huelga se produjo apenas días después del mayor paro en 18 años de la minera estatal Codelco, el mayor productor de cobre del mundo, en contra de una reestructuración de la
empresa.

El fin de semana pasado, los trabajadores de Collahuasi, la tercera mayor mina de cobre del mundo, realizaron una huelga de 24 horas.

Diego Hernández, presidente ejecutivo de Codelco, dijo recientemente a Reuters en Australia que veía el riesgo de que las protestas de Escondida podrían contagiarse a otras minas, aunque destacó que las empresas podrían lidiar bien con ellas.

La última huelga de los trabajadores de Escondida fue en el 2006, cuando paralizaron las actividades por 25 días, también en demanda de mayores bonos.

Las huelgas y una serie de tormentas de lluvias y nieve en el norte de Chile, donde se concentran las grandes mineras, podría reducir la producción de cobre del mayor productor mundial del metal y profundizar el déficit global.

Hernández dijo que las huelgas, las demoras en la entrada en producción de proyectos y el clima adverso ubicarían la producción un 5% por debajo de las previsiones de los analistas, lo que implicaría la pérdida de hasta 500.000.

Autores

Reuters