Santiago. El terminal de regasificación de gas natural licuado (GNL) en Mejillones, en el norte de Chile, quiere usar camiones o construir gasoductos para realizar embarques a clientes comerciales, informó el jueves el titular de la compañía.

El terminal GNL Mejillones es una empresa conjunta de US$530 millones formada por la estatal Corporación Nacional del Cobre (Codelco) y la francesa Suez, y es el segundo de su tipo en Chile después del de Quintero, localizado cerca del puerto de Valparaíso.

GNL Mejillones ya cuenta con contratos para abastecer a algunos de los principales productores de cobre de Chile, que también se ubican en el norte del país. Estos incluyen a la mina Escondida, controlada por BHP Billiton; la mina Collahuasi, la mina El Abra y la división Norte de Codelco.

GNL Mejillones tiene contratos para abastecer hasta 2,5 millones de metros cúbicos diarios de gas natural, o el equivalente a 450 megavatios una vez convertidos.

Frederik Janssens, gerente general de GNL Mejillones, dijo que se ha identificado una demanda real entre clientes comerciales en los sectores químico, pesquero e industrial.

El ejecutivo también señaló que la empresa está en conversaciones con sus clientes mineros, porque éstos usan combustible diésel y petróleo no para generar electricidad, sino que para sus procesos de producción de cobre.

Janssens dijo que si hay varios clientes en una misma área, su empresa probablemente construya un gasoducto para enviar el gas natural, pero añadió que el proceso será evaluado cliente por cliente.

GNL Mejillones decidirá en junio o julio si construye un estanque de almacenamiento de 160.000 metros cúbicos a un costo cercano a US$200 millones, dijo Janssens.