Santiago. La chilena Molymet, la mayor procesadora mundial de molibdeno, evalúa ampliar sus operaciones en el exterior, pese a una caída de los precios y a una menor demanda europea, dijo el miércoles el presidente ejecutivo de la empresa, John Graell.

Brasil, Corea del Sur, Estados Unidos y una segunda unidad de negocios en China figuran en la carpeta de opciones que maneja Molymet para reforzar su internacionalización.

Molymet procesa más del 30% de molibdeno que se consume a nivel mundial y posee unidades en Alemania, Bélgica, Chile, México.

Semanas atrás, la firma concretó la adquisición en China del 50% de la compañía Luoyang Hi-Tech, dedicada a la fabricación de alambres de molibdeno, planchas para rayos X y elementos para pantallas LCD.

"Estamos seriamente estudiando una participación en una planta en Corea (...) una participación en una empresa en Brasil y muy avanzados con un segundo proyecto en China", dijo Graell a periodistas. "Estamos mirando también un proyecto en Estados Unidos", agregó.

Molymet fabrica productos a partir del molibdeno, un subproducto del cobre, que a su vez se usa en la elaboración de acero inoxidable, aleaciones y procesos químicos.

Graell dijo que la posible ampliación de las operaciones avanza pese al difícil escenario internacional, debido a la crisis que enfrenta la Unión Europea y a la caída en los precios del molibdeno en los últimos meses.

"Habrá menos inversión y menos consumo en Europa, la demanda por molibdeno al final va a caer. De hecho, en el mes de mayo, (el molibdeno) que llegó a un máximo de casi 18 dólares, cayó a 13 dólares la libra", dijo Graell.

"Pero no todo es negativo, el hecho de que haya bajado tanto el euro (...) va a significar que Europa se va a poner un poco más competitiva", dijo.