Santiago. La sociedad de inversión chilena Quiñenco, brazo financiero de la multimillonaria familia Luksic, mantiene en la mira el negocio energético, en medio de la estrechez de suministro que atraviesa la nación sudamericana, dijo este jueves su gerente general.

Quiñenco, que ha tenido participaciones financieras menores en el área, compró recientemente el negocio local de distribución de combustibles de la petrolera internacional Royal Dutch Shell, en una operación valorada en más de US$600 millones.

"Hemos estado mirando en el pasado el sector energía y dimos el paso con Shell. Podemos seguir mirando proyectos en esa área", dijo a periodistas Francisco Pérez tras una junta de accionistas.

Tras efectuar millonarias inversiones en 2011, la firma dispone de unos US$400 millones en fondos, que considera invertir este año.

Quiñenco ya posee el Banco de Chile -segunda mayor entidad financiera del país- y la manufacturera Madeco, además de Antofagasta Minerals, uno de los mayores productores mundiales de cobre.

"Podríamos el día de mañana volver a generación (eléctrica), que es un problema que Chile tiene bastante serio", agregó.

Chile enfrenta dificultades para cubrir sus necesidades energéticas en el corto y mediano plazo, en medio de una galopante demanda ante el fuerte crecimiento económico del país.

Ejecutivos del grupo se han mostrado a favor de debatir sobre el desarrollo de energía nuclear en el país, aunque una decisión del Estado en la materia podría todavía tomar varios años.

Además, Quiñenco está participando en el proceso de venta de los activos en Chile de la distribuidora colombiana de combustibles Terpel.

En el pasado el grupo mantuvo una posición financiera en Endesa Chile, la mayor generadora del país, pero el ejecutivo aseguró que dada las bajas tasas de interés a nivel mundial y mayores perspectivas de inflación están evaluando una inversión directa.

"El saldo va a buscar proyectos de inversión en el sector real", afirmó Pérez. "Pensamos que vamos a invertir el excedente completo durante el año", agregó.

Pérez detalló que Quiñenco posee unos US$1.000 millones en caja, pero dispondrá de unos US$200 millones para suscribir su opción en el aumento de capital de la naviera Vapores.

Además aprobó dividendos del 2010 por US$300 millones, mientras que pagará impuestos de US$100 millones.

El grupo ya posee el Banco de Chile -segunda mayor entidad financiera del país- y la manufacturera Madeco, además de Antofagasta Minerals, uno de los mayores productores mundiales de cobre.

Quiñenco es también matriz del grupo cervecero y embotellador CCU.