Santiago. Codelco, a través de su filial Sociedad Contractual Minera Picacho, firmó un contrato de asociación de exploración con la compañía chilena Antofagasta Minerals (Amsa) que involucra el conjunto de pertenencias mineras denominadas Cumbres, ubicadas a 30 kilómetros al este de Sierra Gorda y a 50 kilómetros al sur oeste de Calama, en la región de Antofagasta.

A partir de la firma del contrato, Amsa se compromete a financiar los gastos de exploración por un plazo de cuatro años por un monto de US$2,5 millones para el período. En la eventualidad de que las exploraciones sean exitosas, durante el quinto y sexto año, Amsa financiará y ejecutará el Estudio de Factibilidad Bancable. Ejecutado dicho estudio, se formará una sociedad donde Codelco detentará el 40% de las acciones y Amsa el 60% restante.

El acuerdo se aplica sobre un conjunto que componen las cinco concesiones mineras de Codelco y otras cuatro que aporta Amsa, las que suman un total de 1.920 hectáreas.

Junto con ello, Codelco informó también que llegó a un acuerdo con Amsa para el traspaso a la Corporación de la propiedad minera Huinquintipa, ubicada en el área de Chuquicamata.

Aportar valor a las concesiones y compartir el riesgo Codelco ha desarrollado acuerdos similares con otras compañías mineras, como el suscrito con Rio Tinto en 2008, para la exploración de las pertenencias Estelí y Paloma. 

La Corporación se ha abocado a mantener sólo la propiedad minera de interés, reduciendo así los gastos relacionados y creando valor por la vía de asociaciones con terceros de acuerdo a la normativa vigente. Cabe recordar, por ejemplo, que tan solo en patentes mineras Codelco gasta anualmente cerca de US$ 8 millones.

Estas asociaciones, según Codelco, son parte de su política de asociación con terceros para valorizar sus concesiones mineras y compartir el riesgo en el desarrollo de los proyectos mineros. 

En general, se trata de prospectos de cobre y otros minerales que requieren de mayores estudios geológicos para identificar un eventual yacimiento, involucrando considerables recursos financieros que son provistos por la otra compañía.

En esta modalidad de asociación Codelco aporta la concesión minera y ciertos estudios preliminares, mientras el socio asume los estudios y exploración hasta llegar a determinar la factibilidad de la explotación. Si se concluye que el proyecto minero es factible de llevar a cabo, se constituye una sociedad en la que se ha predeterminado la participación de Codelco.

“Esta modalidad le ha permitido a Codelco mayor flexibilidad, compartir los riesgos de exploración y captar el valor económico de sus concesiones mineras”, señala Francisca Castro, Gerenta Corporativa de Negocios y Filiales, agregando que la política “ha tenido buena acogida tanto en la minería nacional como en la extranjera”.