Pekín. El principal órgano chino de planificación económica de China aprobó entre el lunes y el martes ocho proyectos de infraestructuras con una inversión total de US$38.300 millones (30.900 millones de euros)

Según informó la prensa oficial, la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo de China dio luz verde a dos proyectos ferroviarios en el este del país, así como a seis iniciativas para construir un puente y autovías en las regiones occidentales.

El mayor de estos proyectos es la construcción de un total de 1.413 kilómetros de ferrocarriles de alta velocidad, repartidos en 23 líneas, en la provincia oriental de Zhejiang, con un presupuesto estimado en US$21.400 millones (17.200 millones de euros).

Las nuevas rutas de alta velocidad unirán Hangzhou, capital de Zhejiang, con otras ciudades de la provincia como Ningbo, Wenzhou y Taizhou, detalló el diario oficial Securities Times.

El organismo de planificación económica de China también pretende ampliar en 336,9 kilómetros la red de ferrocarriles de la ciudad de Hefei, capital de Anhui (este del país).

Cuando finalicen las obras en las que se invertirán US$12.900 millones (10.400 millones de euros), Hefei contará con doce nuevas líneas.

Además de estos dos proyectos ferroviarios, que concentran el grueso de la inversión, la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo aprobó otros seis planes para la construcción de autopistas y un puente que supondrán una inversión conjunta de US$4.000 millones, (3.300 millones de euros).

Entre esos proyectos figura la construcción de un puente de 41,2 kilómetros que acogerá una autopista, también en la provincia de Anhui, con un presupuesto de US$925 millones (742 millones de euros).

Las otras nuevas infraestructuras anunciadas se instalarán en la parte occidental del país, la menos desarrollada.

Una de ellas es un proyecto de autopista que conectará la provincia de Gansu con la región autónoma más occidental de Xinjiang y con la región autónoma de Mongolia Interior, que tendrá una inversión total de US$1.000 millones (802,6 millones de euros).

Asimismo, se construirán autopistas en Xinjiang y en el Tíbet.

El órgano de planificación económica de China ha acelerado en los últimos meses las aprobaciones de proyectos de infraestructuras.

En el último trimestre del año, la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo ha aprobado un total de 35 proyectos cuyo presupuesto asciende a US$229.500 millones (184.200 millones de euros).

Se espera que estos proyectos impulsen la inversión, uno de los principales motores de la segunda mayor economía mundial, que este año se ha estado enfriando debido al parón del sector inmobiliario.