Buenos Aires. De acuerdo a analistas de la Bolsa de Chicago, en los últimos días China adquirió unas 100.000 toneladas de aceite de soja en Estados Unidos, aunque las autoridades de ese país confirmaron la venta de sólo 40.000 toneladas.

Ello implicaría que la posición China respecto a sus disputas comerciales con Argentina no ha variado y las restricciones a la importación del producto argentino al mercado del gigante asiático se mantienen, pese a reportes que indicaban que producto de sus necesidades internas, China se vería forzada a retomar la compra de aceite de soja argentino.

Hasta 2009, el abastecimiento de aceite de soja a China era un negocio casi exclusivo de Argentina, el principal exportador mundial del producto.

El volumen del negocio era de entre 1,5 y 2 millones de toneladas (US$ 1.500 millones), una cuarta parte de la producción local. Pero a partir de abril de 2010, el gobierno de Beijing ordenó a sus importadores frenar sus pedidos, de acuerdo a Clarín.

El motivo quedó claro con el correr de los días: era una represalia por las trabas impuestas por la Argentina al ingreso de productos chinos.

Días atrás, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradía, viajó hacia China para intentar una negociación, aunque los oficios resultaron infructuosos.