Hamburgo. China compró al menos 70.000 toneladas de aceite de soja de Argentina, luego de que Beijing levantó una veda a las importaciones de ese producto desde la nación sudamericana la semana pasada, dijeron este martes los analistas de Oil World.

"Hay rumores de que las compras reales (de China a Argentina) han sido más altas", dijo la revista, con base en Hamburgo.

"Somos conscientes de que sólo las empresas vinculadas al gobierno pueden comprar aceite de soja argentino", agregó.

China dejó de importar aceite de soja de Argentina, el principal proveedor mundial del producto, a fines de marzo, en medio de una disputa comercial, pero el gobierno del país sudamericano anunció el 12 de octubre que los embarques podrían ser retomados.

Oil World consideró que China finalizó la veda debido a preocupaciones ante una escalada de los precios domésticos de aceites comestibles y estimó que el gigante asiático realizará compras más amplias del producto argentino en las próximas semanas.

"En nuestras estimaciones preliminares, esperamos que Argentina exporte 80.000 toneladas de aceite de soja a China en noviembre, y 100.000 toneladas en diciembre", proyectó la publicación.

"China será cada vez más dependiente del aceite de soja argentino, porque los suministros del producto brasileño disponibles para exportar mermarán en oct/sep 2010/11, ante una mayor demanda doméstica para la elaboración de biodiésel", añadió.

Brasil ha venido elevando su producción y utilización de biodiésel, fabricado a partir de aceite de soja.

Las ventas de aceite de soja estadounidense a China también se ubicaron recientemente en un nivel alto, pero es posible que algunas operaciones sean canceladas para volcarse al producto argentino -cuyo precio es inferior- si tal opción estaba incluída en los contratos, explicó la revista.

La renovada demanda china también podría impulsar los precios del aceite de soja de Argentina.

"El aceite de soja argentino debería subir en relación con el derivado de Brasil y Estados Unidos", señaló.

El producto del país sudamericano podría reemplazar al aceite de colza de Canadá en las importaciones de China, calculó Oil World, que también pronosticó una reducción de las compras chinas del derivado del girasol.