Beijing. China continuará sus esfuerzos para eliminar el exceso de capacidad de producción de acero en 2017, informó el viernes el viceministro de Industria y Tecnología Informática, Xu Lejiang, en respuesta a las preocupaciones por los próximos pasos del gobierno tras la última subida de los precios del acero.

"La determinación del gobierno de reducir el sector de acero no se cambiará ni se debilitarán los esfuerzos", afirmó Xu, quien destacó que 2017 será un periodo crítico para el recorte de la capacidad productiva.

Las siderúrgicas chinas registraron pérdidas en 2015 por la caída de los precios debido al exceso de oferta. El gobierno adoptó rápidamente una serie de medidas que revitalizaron gradualmente el sector.

El Índice de Precios de Acero de China subió un 76,5 por ciento en 2016, hasta los 99,51 puntos, y los precios se recuperaron en los mercados de al contado y futuros.

"Las empresas que ganaban dinero registraron beneficios combinados que más que duplicaron los del año anterior, y las deficitarias redujeron sus pérdidas en un 51 por ciento", explicó Xu.

El viceministro señaló que se adoptarán medidas para estimular al sector en 2017. Entre ellas, se reducirán los productos de mala calidad y se eliminarán gradualmente la capacidad obsoleta y de baja calidad.

Además, se harán esfuerzos para lidiar con las deficitarias "compañías zombis", especialmente en lo relativo al manejo de deudas y recolocación de trabajadores.

El exceso de capacidad afecta al desempeño económico general de China, por lo que su recorte se incluye en la lista de reformas. En 2016 se redujeron 65 millones de toneladas de capacidad, superando el objeto oficial de 45 millones.

China planea rebajar la producción de acero en entre 100 y 150 millones de toneladas entre 2016 y 2020.