Pekin. China develó este jueves una serie de metas para sus sectores eléctrico y energético, planeando impulsar la capacidad en los próximos cinco años para abastecer su pujante economía, actualmente la mayor consumidora mundial de energía.

La producción de petróleo de China sería de 190 millones de toneladas (3,75 millones de barriles por día) este año, mientras que la de gas superaría los 100.000 millones de metros cúbicos, dijo este jueves a la agencia Xinhua el jefe de la Agencia Nacional de Energía, Zhang Guobao.

La estimación se compara con las 185,557 millones de toneladas de crudo y los 86.740 millones de metros cúbicos de gas producidos en el 2010.
Zhang también dijo que la capacidad de refinación anual treparía a 310 millones de toneladas para el 2015.

Previamente, Zhang estimó que la capacidad de refinación del país llegaría a 600 millones de toneladas, o 12 millones de barriles por día, para el 2015.

China está experimentando un auge en la construcción de refinerías para abastecer su robusto crecimiento económico.

La capacidad de refinación de petróleo superó las 500 millones de toneladas por año o 10 millones de barriles por día (bpd) en el 2010, dijo el jefe de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.

Zhang Ping señaló en una reunión nacional de energía que el país tenía 17 grandes refinerías, cada una con una capacidad de al menos 10 millones de toneladas por año.

Aunque la nueva capacidad es menor que un cálculo de Reuters basado en funcionarios de la industria y medios locales, que mostró que China sumaría más de 3,0 millones de bpd de nueva capacidad de refinación entre 2011 y 2015.

Electricidad. China está intentando restringir el desperdicio de energía y reducir la intensidad de consumo de su economía, una campaña que significa mayormente limitar el crecimiento de los más sucios combustible fósil y carbón.

La producción de carbón tocó las 3.200 millones de toneladas en el 2010, al alza desde 2.960 millones de toneladas en el 2009.

El jueves, Zhang Ping dijo que el país había cumplido con su meta de cinco años de reducir el consumo de energía por cada punto del producto interno bruto (PIB) en un 20% para fines del 2010.

Funcionarios chinos aun están deliberando sobre metas de intensidad energética para los próximos cinco años, aunque reportes de medios sugirieron en octubre pasado que la cifra para 2011-2015 podría ser de 17,3%.

El Gobierno también tiene que divulgar un nuevo plan para energías alternativas, que se espera eleve las metas actuales para fuentes de electricidad como la nuclear, hidroeléctrica y eólica al 2020, que ha estado superando desde que fueron fijadas en el 2007.

Zhang Guobao dijo que para el 2015 China debería sumar 38 gigavatios de capacidad (GW) de energía nuclear y 140 GW de capacidad hidroeléctrica. Eso comparado con cerca de 10 GW y 200 GW a fines del 2010, respectivamente, de la capacidad total de 950 GW.

El funcionario no entregó un pronóstico para la futura capacidad eléctrica, aunque Liu Zhenhua, gerente general de State Grid Corp of China, dijo que la elevaría en 1.440 GW para el 2015 y 1.760 GW al 2020, implicando un crecimiento del 52% en los próximos cinco años y luego otro 22 por ciento de alza en los siguientes cinco años.