Beijing. El gobierno central de China emitió este viernes reglas específicas para intensificar el control del mercado inmobiliario ante las expectativas de un incremento en los precios de casas. El gobierno dijo en un comunicado en línea que los propietarios de casas que vendan sus propiedades tendrán que pagar un impuesto de hasta 20% del rendimiento que obtengan por la transacción.

Antes de las nuevas reglas, se aplicaba un impuesto sobre la renta de entre 1% y 2% del precio de venta. El comunicado menciona que sucursales locales del banco central en ciudades con crecientes precios de casas pueden aumentar la tasa de pago y los tipos de interés de préstamos hipotecarios para que compradores de casas adquieran una segunda unidad.

Se prohibirá que las familias no locales con una casa o más, así como las familias no locales sin una cierta cantidad de años de certificados de pago de impuestos o certificados de pago de seguridad social, compren casas en ciudades en las que residan actualmente.

La notificación también señala que los gobiernos locales serán responsables de controlar los aumentos en los precios de casas, y les pidió que diseñen programas específicos.

El gobierno central dijo que aumentará las inspecciones al trabajo de control del mercado inmobiliario de los gobiernos a nivel provincial. Quienes no cumplan sus objetivos serán sancionados.

Se pidió a las principales ciudades del país, excluyendo a Lhasa, que establezcan objetivos anuales de mejoramiento de precios para casas nuevas y revelar los objetivos en el primer trimestre del año.

El comunicado indica que China trabajará para incrementar los suministros de terrenos para vivienda, y el monto total de esos terrenos en el país en 2013 debe ser mayor o igual que el promedio anual de los últimos cinco años.

Las ciudades y distritos deben informar al público sobre los terrenos disponibles y revelar los planes de la oferta anual de terrenos antes de que finalice marzo.

El comunicado también pide a los gobiernos locales y a las autoridades relacionadas que difundan información sobre la construcción, comercio, precios y renta de casas de manera oportuna. Además, pidió rechazar la información falsa acerca del mercado inmobiliario y castigar a quien inicie y propague rumores.

El comunicado menciona que los gobiernos locales deben desarrollar sistemas de información en línea sobre la propiedad de casas de residentes urbanos. Todas las ciudades principales deberán estar conectadas al sistema para fines del año 2015.