Pekin. El regulador bancario chino dio un nuevo paso en su intento por limitar los riesgos derivados de los créditos en su sistema bancario, al aumentar las restricciones para las transferencias de préstamos entre los bancos.

En un comunicado publicado en su sitio web www.cbrc.gov.cn, la Comisión Regulatoria de la Banca China dijo que cuando los bancos del país se transfieran créditos entre sí, el capital del préstamo y sus intereses deberán registrarse en sus balances.

Generalmente, los bancos chinos transfieren algunos préstamos sin registrarlos en sus balances mensuales o trimestrales, trasladándolos a otros prestamistas como una manera de cumplir con las cuotas impuestas por los reguladores. Estas transferencias generalmente no aparecen en los libros.

Pero Pekín ha endurecido los controles sobre los préstamos bancarios en los últimos meses con el fin de limitar las crecientes presiones inflacionarias.

"La noticia efectivamente evitará que algunos bancos evadan la regulación mediante la transferencia de activos de crédito o la expansión ciega de sus negocios de administración de activos eludiendo los registros en sus balances", señala el comunicado.

Según las modificaciones, los bancos que reciban o retiren préstamos de sus libros tendrán que ajustar su liquidez e indicadores de riesgo de acuerdo a la operación.

Entre estos indicadores de riesgo se encuentran los ratios de requerimientos de capital, las provisiones por morosidad, y el ratio entre préstamos y depósitos.

El regulador ordenó también que los bancos no podrán usar las utilidades derivadas de sus negocios de administración de activos para comprar préstamos.
A comienzos de este año, el regulador ordenó a los bancos incluir los préstamos realizados a firmas de fideicomiso en sus balances a partir de fines del 2011.