Pekín. Las importaciones de crudo de China subieron un 27% interanual en enero, para convertirse en las cuartas más altas de la historia, debido a que las refinerías aumentaron su producción y elevaron los inventarios de diésel para luchar contra una sequía.

China, el segundo mayor importador mundial de crudo, que consume un 10% de los suministros globales, está aumentando la producción de las refinerías a nuevos máximos para impulsar la oferta de diésel, en medio de una severa sequía local que ha apoyado los precios del petróleo.

Los futuros del crudo Brent se negociaban sobre los US$101 este lunes.

China compró 21,8 millones de toneladas de crudo en enero, o 5,13 millones de barriles por día (bpd), de acuerdo con datos publicados este lunes en el sitio de internet de la Administración General de Aduanas (www.customs.gov.cn), un alza de unos 1,1 millones de bpd respecto al mismo mes del 2010.

En febrero, ¿un nuevo récord? Pero con varios feriados en febrero, tres días menos en el calendario que enero y al menos dos grandes refinerías entrando en mantenimiento en marzo y abril, podría pasar un tiempo para que China supere sus importaciones récord de crudo, de 5,67 millones de bpd, alcanzadas en septiembre.

Las firmas petroleras también estaban esperando que el gobierno eleve los precios al por menor de combustible ya que los márgenes empezaron a verse golpeados este mes. Pekín elevó las tasas de bombeo el 22 de diciembre en alrededor del 4%, a niveles récord.

Pero el inicio de la siembra de primavera y el diésel adicional necesario para saciar los campos áridos en las mayores provincias productoras de trigo han llevado a algunos operadores a predecir una mayor demanda de crudo extranjero en los próximos meses.

Se espera que China publique en marzo cifras de su producción de petróleo de enero.

Las importaciones de crudo de China crecieron un 17,5% el 2010, a 4,79 millones de bpd.