Pekín. Una dependencia del ministerio de Comercio de China instó en una reunión con operadores a no comprar aceite de soja proveniente de Argentina, dijo este miércoles uno de los operadores que asistió al mitin.

El operador citó a funcionarios presentes en una reunión de la Cámara de Comercio para Importación y Exportación de Productos Alimenticios diciendo que la medida era en represalia por una disputa comercial con Argentina.

No hubo funcionarios de la Cámara de Comercio o del ministerio disponibles inmediatamente para hacer comentarios.

Más temprano, fuentes del mercado dijeron que la agencia de cuarentena de China reforzaría los estándares de calidad para las importaciones de aceite de soja crudo, estableciendo de hecho una restricción a las importaciones chinas de aceites comestibles.

La autoridad endurecerá los chequeos en los niveles de residuos solventes de importaciones de cargamentos de aceite de soja crudo, asegurando que se cumpla con un nivel máximo de residuos de 100 partes por millón (ppm), indicaron.

"Ninguna de las importaciones actualmente cumple ese estándar", dijo un operador de aceite de soja. China importa aceite de soja crudo principalmente desde Argentina y Brasil, con niveles de residuos que superan entre dos y tres veces el límite requerido.

La agencia de cuarentena de China no formuló comentarios al respecto.

Los operadores dijeron que el estándar, fijado desde 2004 pero aplicado sin excesivo rigor en los últimos años, restringirá las importaciones de aceite de soja.

Pero a su vez, la medida podría beneficiar a la industria local y a los vendedores de otros aceites comestibles como el de palma, así como los importadores de soja, que en su mayoría proviene de Estados Unidos.

"Podría decirse que se debe a una preocupación por la seguridad alimenticia, pero la restricción a las importaciones de aceite de soja podría incrementar las importaciones de soja y el Gobierno busca ser más autosuficiente a partir de la producción local", dijo el operador.

Pero no todos los operadores se mostraron de acuerdo.

"Es una barrera técnica para el comercio. La agencia de cuarentena tiene el derecho a decir si las importaciones cumplen con el estándar. En este punto, es difícil juzgar lo que vendrá a continuación", dijo otro operador.

El mismo operador indicó que la decisión da nuevas muestras de una creciente guerra comercial entre China y Estados Unidos, el mayor exportador mundial de productos agrícolas.

China, que ya es el mayor importador de soja del mundo, no puede producir suficientes aceites comestibles y debe importar grandes cantidades de aceite de soja crudo para sus refinerías, así como aceite de palma.

El año pasado, las importaciones chinas de aceite de soja se redujeron 7,5%, a 2,39 millones de toneladas, mientras que las importaciones de aceite de palma subieron 22%, a 6,4 millones de toneladas, y las de soja 14%, a 42,6 millones de toneladas.

Los mayores proveedores de aceite de palma para China son Malasia e Indonesia.