Beijing. El gobierno chino asignó 46.200 millones de yuanes (US$7.220 millones) de su presupuesto central para un plan de forestación durante el período 2008-2011 con el fin de convertir más tierra de cultivo en región forestal, de acuerdo con la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC, siglas en inglés).

Hasta finales de 2006, cerca de 9,3 millones de hectáreas de tierra de cultivo habían sido convertidas en bosque después de que el gobierno lanzase un plan nacional en 1999. Además, 15 millones de hectáreas de tierra montañosa fueron cercadas para repoblar durante el período, informó la NDRC.

Según el plan, los agricultores reciben alimentos y subsidios en efectivo si conviertan sus tierras de cultivo en bosque para evitar la erosión del suelo.

Hasta 2006, un total de 124 millones de agricultores habían sido subvencionados y el entorno ecológico del país había mejorado significativamente, añadió la NDRC.

El gobierno chino enfatizó la necesidad de aumentar las zonas boscosas para mejorar la "capacidad de los bosques de absorber carbono", que supone emplear las áreas forestales para captar dióxido de carbono de la atmósfera y ayudar a la resolución del problema del cambio climático.

La cobertura de bosques de China alcanzaron el 20,36% en 2010, lo que supone un aumento respecto al 18,2% de 2005. Para 2015, las previsiones apuntan que las zonas boscosas alcanzarán el 21,66%.