Beijing. China podría levantar luego de seis meses su prohibición de facto sobre las importaciones de aceite de soja de Argentina, dijo una fuente oficial de Pekín con conocimiento de la situación.

Los futuros de soja estadounidense bajaban debido a que los participantes del mercado veían el potencial reinicio de los envíos argentinos de aceite de soja a China afectando la demanda por suministro de Estados Unidos de parte del mayor importador mundial del producto.

China efectivamente prohibió las importaciones argentinas del aceite vegetal a fines de marzo, como parte de una disputa comercial más amplia, al establecer unas normas de calidad que según los operadores eran imposibles de cumplir en la práctica.

La fuente dijo que el Ministerio de Comercio de China podría reanudar el intercambio, pero no preveía un ingreso fuerte de importaciones argentinas debido a que el país sudamericano ya ha vendido la mayor parte de su aceite de soja en otros mercados.

En Argentina, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, dijo a la agencia estatal Télam: "tenemos la información de que están volviendo a autorizar los embarques argentinos de aceite de soja", refiriéndose a las autoridades chinas.

El funcionario señaló además que el 12 de noviembre visitará al país el ministro de Agricultura chino, Han Changfu, en el marco de acuerdos entre ambos gobiernos.

Previamente, el viceministro de Agricultura argentino, Oscar Solís, dijo a Reuters que según le confirmaron fuentes del sector agroexportador privado, los embarques hacia China se reanudarían con "las mismas condiciones de calidad de antes", pero no dio más detalles.

Una fuente del sector agroexportador en Argentina que pidió no ser nombrada dijo a Reuters sobre el posible levantamiento de la prohibición que "escuchamos esa versión y nos parece factible".

En cualquier caso, un levantamiento de la veda podría llegar demasiado tarde, pues los embarques argentinos normalmente disminuyen hacia fines de año.

La fuente en China anticipó que todos los operadores podrían participar en el intercambio, y rechazó un reporte de una agencia de noticias, que citó a dos agentes no identificados, que decía que sólo las dos principales firmas estatales chinas de comercialización de oleaginosas y granos, COFCO y Sinograin, tendrían permitido importar.

A lo largo del conflicto comercial, funcionarios del Gobierno de Argentina han dicho que preveían una rápida resolución a la disputa.

Los mercados de granos en Argentina estaban cerrados el lunes por un feriado nacional.

Los futuros de soja en Estados Unidos retrocedían debido a que la noticia de un posible reinicio en los envíos motivaba una toma de ganancias tras el avance del viernes a máximos de dos años.

"El aceite de soja es el lazo más débil allá arriba hoy por lo que hay alguna reacción a la noticia", dijo un operador estadounidense.

La soja estadounidense era la más beneficiada con la disputa comercial entre Argentina y China, con el total de exportaciones de Estados Unidos en el recientemente finalizado año fiscal 2009/10 alcanzando un máximo histórico y las ventas del 2010/11 mostrando un sólido comienzo.

"Elimina uno de los comodines alcistas del balance general para la soja estadounidense", dijo Anne Frick, analista de Prudential Bache Commodities.

"Probablemente bajaré mi proyección de exportación. Aunque ahora mismo no he ajustado mis números porque quiero ver algo más oficial", agregó.