La Paz. China concretó este jueves un préstamo de US$251 millones a Bolivia para la construcción y lanzamiento del primer satélite de comunicaciones del país sudamericano.

El satélite boliviano, denominado Túpac Katari en homenaje a un caudillo indígena que se levantó contra la corona española en el siglo XVIII, tendrá un costo total de US$295 millones,  incluyendo 44 que serán financiados por el Estado boliviano.

El contrato financiero entre el Banco de Desarrollo de China y el gobierno de Evo Morales fue firmado 10 días después de que la Agencia Bolivia Estatal (ABE) firmara con el grupo chino Great Wall Industry Corporation el acuerdo de construcción y puesta en funcionamiento del satélite.

"Esta interesante cooperación corresponde a los intereses de ambos pueblos hermanos y tengo la confianza de que estas relaciones tendrán un futuro más brillante", dijo en el acto el embajador de China en Bolivia, Shen Zhiliang, destacando "la primera cooperación en alta tecnología entre los dos países".

El proyecto satelital, que incluye la construcción de dos estaciones terrenas y está diseñado tanto para comunicaciones ordinarias como para tele-educación, es una de las principales promesas de Morales para su segundo mandato quinquenal, del cual está a punto de completar el primer año.

La ministra de Planificación, Viviana Caro, informó que el satélite tiene entre sus principales objetivos que Bolivia -con apenas diez millones de habitantes en 1,1 millones de kilómetros cuadrados- alcance cobertura total de telecomunicaciones en un plazo de 10 años.

Great Wall debe poner en funcionamiento el sistema en tres años, con lo cual Bolivia se convertirá en el cuarto país sudamericano con satélite propio, tras Argentina, Brasil y Venezuela.