China Railway Construction Corporation (CRCC) lidera el único consorcio que presentó propuestas técnica y económica como parte del proceso de licitación para elaborar el proyecto ejecutivo, construir y operar el Tren de Alta Velocidad (TAV) México-Querétaro.

La cantidad que presupuestó el grupo asciende a 58.951,5 millones de pesos, 35% más de lo que había estimado la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en el estudio costo-beneficio del proyecto para solicitar recursos correspondientes a la Secretaría de Hacienda.

El fallo de la licitación se dará a conocer el próximo 3 de noviembre y la construcción del tren, que transportará unos 23.000 pasajeros por día, iniciaría en los días siguientes para concluir en 2017.

El consorcio está integrado por tres subsidiarias del grupo constructor chino, firmas mexicanas (Constructora y Edificadora GIA, del empresario Hipólito Gerard, Promotora y Desarrolladora Mexicana, de Olegario Vázquez Raña, TEYA, de Juan Armando Hinojosa) y GHP Infraestructura Mexicana.

De acuerdo con expertos del sector “la sociedad chino-mexicana es una novedad, en todos los sentidos” y no existe precedente.

La licitación del TAV, uno de los compromisos en etapa electoral del presidente Enrique Peña Nieto, llegó a registrar el interés de cerca de 70 empresas. Sin embargo, este miércoles la dependencia informó que 16 de los interesados presentaron cartas de disculpa para participar en el acto y no presentaron documentos, entre ellos ICA, Bombardier, CAF, Siemens, Mitsubishi y Cicsa.

En las juntas previas las empresas solicitaron se ampliara el plazo para presentar las propuestas debido a la complejidad del proyecto, lo cual fue negado en cumplimiento de las fechas establecidas.

En febrero pasado representantes de la SCT habían asegurado que el tren de pasajeros se licitaría por paquetes (obra civil, material rodante u operación), pero el 15 de agosto se publicó la versión final de la convocatoria de licitación de un contrato único.

El constructor chino. Recientemente, el vicepresidente de la paraestatal CRCC, Zhenyi Hu, dijo que desde hace un par de años comenzaron a trabajar en el proyecto.

El acta de apertura de propuestas en la licitación del tren a Querétaro publicada refiere que el consorcio que lideran los empresarios chinos presentó ocho cajas con diversa documentación que respalda su postura.

Entre la experiencia de CRCC, que data de 65 años, está la construcción y operación del tren de alta velocidad Beijing-Shanghai, que alcanza 300 kilómetros por hora y su interés actual es ingresar al mercado de América Latina. México podría ser su punto de arranque.

En agosto del año pasado el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, concluyó una gira de trabajo por China.

Al respecto, la dependencia informó que “junto a su comitiva conocieron la operación del puerto de Tianjin, el segundo más importante de China y cuarto más grande del mundo. A esa ciudad viajó en tren desde Beijing, en una máquina que alcanza velocidades de hasta 300 km/hora (operado por CRCC); recorrió la estación ferroviaria, donde conoció detalles de su funcionamiento, tecnología y capacidad de transporte”.