Pekín. Compradores chinos cargaron 20.000 toneladas de aceite de soja de Argentina a fines de diciembre de 2010, el primer volumen de importaciones significativo desde que China levantó en octubre de ese mismo año una veda al ingreso del producto argentino, según datos del Ministerio de Comercio.

Para enero no estaba programado ningún cargamento de Argentina, el mayor proveedor mundial del aceite de soja, aunque sí hay otras 20.000 toneladas de países de origen no identificado, mostraron los datos del ministerio.

Algunos operadores chinos decían que el bajo volumen de importaciones se debía a que el aceite de soja argentino está caro, mientras que otros mencionaban una situación política poco clara, en una posible referencia a las discusiones comerciales del año pasado entre ambos países.

"No hemos visto ninguna señal de mejora del lado de Argentina desde que China reanudó las importaciones de aceite de soja", dijo un responsable de la cámara de comercio china cuando se le preguntó sobre el bajo volumen de las importaciones desde el país sudamericano.

Pekín en la práctica prohibió las importaciones de aceite de soja argentino a fines de marzo pasado, en represalia por unas medidas antidumping (contra la competencia desleal de precios) que Buenos Aires había impuesto sobre algunos productos manufacturados de China.

"Las importaciones chinas de aceite de soja aún son realizadas por compañías gubernamentales y de acuerdo a instrucciones del Gobierno", dijo el martes Oil World, una revista especializada en oleaginosas