Pekin. El superávit comercial de China superó las expectativas sobre la sorprendente fortaleza de sus exportaciones que sugiere que la recuperación económica mundial sigue por el buen camino a pesar de las preocupaciones sobre una recaída.

Muchos analistas creen que el impulso de las exportaciones pronto menguará, pero por el momento las más recientes cifras dan material a los críticos que dicen que Pekín está reteniendo bajo el valor de yuan para lograr una ventaja comercial injusta.

Las exportaciones chinas subieron un 43,9% desde el año anterior, superando las previsiones de un alza del 38%, dijo el sábado la administración de aduanas. Las importaciones subieron un 34,1% respecto al año previo, en línea con las proyecciones.

Eso dejó a China con un superávit comercial de US$20.000 millones, el más grande en nueve meses. El mercado esperaba un superávit de US$13.800 millones. "Las exportaciones fueron mejores que lo esperado debido a que el impacto negativo de la crisis de deuda de Europa no fue tan grave como el mercado había temido", dijo Liu Nenghua, un economista del Banco de Comunicaciones de Shanghái.

"El crecimiento de las exportaciones de China se reducirá en los próximos meses, eso es seguro", agregó Liu. "Pero no habrá una caída drástica", afirmó.

Las sólidas cifras podrían ayudar a aliviar los temores -por un tiempo, al menos- sobre el potencial de una caída en la economía china después de la campaña del gobierno para controlar el mercado inmobiliario.

Concentración yuan. También podrían llevar a nuevos llamados para que Pekín permita que el yuan se aprecie más rápido. China terminó con el valor fijo del yuan respecto al dólar de EE.UU. el 19 de junio, luego de mantenerlo sin cambios durante 23 meses para ayudar a los exportadores a sortear la crisis económica.

El yuan se ha apreciado sólo un 0,78% ante el dólar desde entonces, y la presión está aumentando nuevamente para que el presidente de EE.UU., Barack Obama, adopte una posición más dura ante Pekín.

Críticos dicen que una tasa de intercambio subvalorada es un impulso artificial para los exportadores chinos, quitándole empleos y crecimiento a otros países.

Como si estuviese anticipándose a las críticas, Zheng Yuesheng, jefe de estadísticas de la oficina de aduanas, destacó que el superávit comercial de China en la primera mitad del 2010 fue cerca de un 40% menos que el mismo período del año previo.

"Nuestro comercio exterior ha seguido avanzando hacia una dirección de equilibrio", declaró en la televisión estatal.

Las disputas comerciales con EE.UU. y Europa serían una fuente adicional de incertidumbre para los mercados en un momento de grandes dudas sobre la solidez de la recuperación mundial.

El mayor superávit comercial de China trae otras noticias que no son bienvenidas. Apunta al comienzo de una demanda interna más débil en la economía de crecimiento más rápido del mundo.

Durante el último año, en que las economías de EE.UU y Europa han luchado por recuperar su estabilidad, las firmas globales y los inversores vieron hacia China para compensar el déficit.

Las importaciones de China crecieron sólo un 0,9% desde mayo luego de los ajustes de calendario, dijo la autoridad aduanera. Las importaciones de petróleo y frijoles de soja lograron alcanzar cifras récord, pero las importaciones de cobre y hierro disminuyeron.