Beijing. El mercado de bienes raíces de China siguió débil en marzo, con los precios de las nuevas viviendas registrando una caída intermensual en la mayoría de las ciudades chinas.

De las 70 ciudades grandes y medianas evaluadas, los precios de nuevas viviendas descendieron en 50 en comparación con febrero, según datos publicados hoy sábado por el Buró Nacional de  Estadísticas.

En cuanto a las viviendas existentes, 48 ciudades registraron caídas de precios intermensuales en marzo, 13 menos que en febrero, y el número de ciudades que registraron incrementos de precio ascendió a 12 de las 5 registradas en febrero.

En marzo, los precios de las nuevas viviendas en Beijing crecieron un 0,3% intermensual, y los precios de viviendas ya existentes en Beijing y Shenzhen aumentaron un 0,5%.

Conjuntamente con los precios débiles, el volumen de ventas subió un 65,9% a 270.000 unidades en marzo respecto al mes anterior, de acuerdo con el BNE.

"Ya ha desaparecido el efecto de las vacaciones de la Fiesta de Primavera, de una semana de duración, que causó ventas flojas," manifestó el experto del BNE, Liu Jianwei.

Las autoridades chinas decidieron el 30 de marzo relajar las normas hipotecarias para los compradores de viviendas de segunda mano, con el fin de hacer frente a la demanda de mejores viviendas y animar el flojo mercado inmobiliario.

El nivel mínimo de desembolso inicial para los compradores de viviendas de segunda mano se reducirá en general al 40% desde los actuales 60% as 70 %, y el nivel mínimo para esos mismos compradores que utilicen los fondos de vivienda públicos se recortará al 30% desde el actual del 60%.

Los compradores de nuevas viviendas que utilizan los fondos de vivienda públicos, el desembolso inicial mínimo se reducirá al 20 por ciento del valor de vivienda, respecto al actual 30.

"La nueva política estimulará las ventas," dijo Liu.

"Las medidas se pusieron en práctica a finales de marzo, lo que significa que contribuyeron en menor medida a las reducciones, pero se espera que puedan mejorar considerablemente el rendimiento del mercado inmobiliario en abril y en el futuro," dijo Xia Dan, investigador jefe del Centro de Investigación Financiera del Banco de Comunicaciones.

Los datos del BNE mostraron que la inversión total en el sector inmobiliario subió un 8,5% hasta los 1,67 billones de yuanes en el primer trimestre de este año, 1,9 puntos porcentuales menos que en los primeros dos meses.

Entre tanto, el panorama en las ciudades más pequeñas es todavía desalentador, debido principalmente a un exceso de existencias resultado de años de una rampante inversión inmobiliaria, que resultó extremadamente lucrativa para los gobiernos locales.

El primer ministro chino, Li Keqiang, señaló el mes pasado que espera ver "un desarrollo sano y estable del mercado inmobiliario".

El Informe sobre la Labor del Gobierno de 2015 también indicaba que China estabilizará su mercado inmobiliario con políticas adaptadas a la situación y basadas en el mercado.

El sector inmobiliario chino empezó a registrar caídas en los precios y el volumen de ventas el año pasado, lo que llevó a las autoridades a aflojar los reglamentos impuestos anteriormente para controlar los crecientes precios provocados principalmente por las adquisiciones especulativas.