Madrid. China gastó el año pasado 93.000 millones de euros (US$102.000 millones) en viajes internacionales, un 40% más que en 2011, convirtiéndose así en el primer mercado emisor de turismo del mundo en lo que a gastos se refiere, según la Organización Mundial del Turismo (OMT).

China se ha colocado a la cabeza del ránking superando a Alemania y a los Estados Unidos que ocupaban el primero y el segundo puesto, respectivamente, y que finalizaron el pasado ejercicio con un gasto de casi 64.165 millones de euros (US$84.000 millones).

En 2005, el gigante asiático ocupaba el séptimo puesto en gasto turístico internacional y, desde entonces, superó sucesivamente a Italia, Japón, Francia y Reino Unido.

Durante el último decenio, el crecimiento de China como mercado emisor de turismo "ha sido y sigue siendo el más rápido del mundo", gracias a una rápida urbanización, al aumento de ingresos disponibles y a una mayor flexibilidad de las normas que rigen los desplazamientos al extranjero, ha explicado la OMT.

El número de viajeros internacionales chinos ha pasado de 10 millones en 2000 a 83 millones en 2012, mientras que sus gastos casi se han multiplicado por ocho durante el mismo período, impulsados por la revalorización de la divisa china.

Durante el último decenio, algunas otras economías emergentes han incrementado también su parte proporcional de gasto en turismo internacional, ha apuntado la organización, con sede en Madrid.

Entre los diez principales figura Rusia, que subió el 32% en 2012, alcanzando los US$43.000 millones, pasando del séptimo al quinto lugar en gasto en turismo internacional.

Cabe mencionar a Brasil que, a pesar de no situarse entre los 10 primeros, se desplazó del puesto 29 al 12, con un gasto de US$22.000 millones en 2012.

Para la OMT, el "impresionante incremento" del gasto turístico de China y Rusia refleja la entrada en el mercado turístico de una clase media cada vez más pujante en esos países que, con toda seguridad, continuará cambiando el panorama del turismo mundial.

Si bien las mayores tasas de incremento de gastos en el extranjero correspondieron a economías emergentes, los principales mercados emisores tradicionales arrojaron también resultados positivos, a pesar de tener, por regla general, un crecimiento más lento, ha destacado la OMT.

Tanto en el caso de Alemania como de EE.UU., el gasto en viajes internacionales aumentó un 6%, mientras que el de Reino Unido (US$52.000 millones) subió un 4% y el país mantuvo su cuarto lugar en la lista de los principales mercados emisores.

El gasto de Canadá se incrementó un 7%, mientras que el de Australia y Japón creció un 3%.

Francia e Italia fueron los únicos mercados de la lista de los diez primeros en registrar un descenso del gasto en turismo internacional, del 6% y del 1%, respectivamente.