Consolidando la tendencia de mayor protagonismo de China como mercado final entre los envíos latinoamericanos, dentro del total de las exportaciones mexicanas, el gigante asiático pasó en 2009 a ser el séptimo destino con mayor participación, superando el décimo lugar que tuvo en 2008, según la Secretaría de Economía (SE).

Los envíos mexicanos totalizaron US$2.200 millones. Sin embargo, dicho monto se da en un contexto de profundo déficit comercial para la nación norteamericana, ya que las importaciones chinas se registraron en US$32.500 millones, lo que implica un déficit superior a los US$30 mil millones.

México es para el gigante asiático apenas el proveedor número 39 a nivel mundial y el 6 a nivel regional.

"El déficit se explica en gran medida por el nivel de consumo del mercado mexicano, ya que muchas importaciones son de bienes de capital o intermedios, y en menor medida por las pocas ventas que se hacen", puntualizó Zapata a larazon.com.

La relación puede ser explotada a grandes niveles si entre ambos países se encuentran las ventajas que existen en cada uno, explicó Dong Songgen, vicepresidente del China Council for the Promotion of International Trade (CCPIT).

"Empresas chinas, como Huawei, han sido cálidamente recibidas en el mercado mexicano y del mismo modo Bimbo, Corona y otras mexicanas han entrado con éxito en el mercado chino", dijo el funcionario de la agencia de promoción comercial china. Para que las relaciones comerciales puedan crecer, sin embargo, es necesario que el gobierno mexicano ponga más énfasis en el desarrollo de vínculos y alianzas, enfatizó Songgen.