Pekín. China, el segundo mayor consumidor de combustible del mundo, subirá los precios minoristas de la gasolina y el diésel entre un 4% y un 5% desde este viernes para estar en línea con el avance del petróleo crudo en los mercados globales.

Se trata del primer incremento después de tres recortes en los precios previamente en el año mientras la demanda de crudo en China, que representa casi la mitad del crecimiento del consumo mundial de petróleo, mermó durante el segundo trimestre.

A partir de este viernes, el tope para los precios minoristas se elevará en 390 yuanes (US$61) por tonelada de gasolina y 370 de yuanes (US$58) por tonelada de diésel, dijo en su sitio web la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China (NDRC, por sus siglas en inglés).

El esperado aumento, que revierte una caída de casi un 14% durante los tres recortes hechos en mayo y julio, podría alentar a algunas plantas de refinería a elevar su producción y por lo tanto a subir la demanda implícita, aunque el consumo real continúe siendo moderado.

"Aún nos preocupa la demanda del usuario final debido al panorama económico general, en el que las posibilidades de un repunte todavía parecen inciertas", dijo un funcionario de márketing del sector energético en Sinopec Corp.

El aumento de los combustibles en China fue impulsado por un ascenso en los precios referenciales del crudo en los mercados mundiales, sostuvo el NDRC.

El crecimiento anual de la producción fabril de China se desaceleró a su ritmo más débil en tres años en julio, y la cifra quedó lejos de las estimaciones de los analistas, al tiempo que generó expectativas de que Pekín tome nuevas medidas para estimular la economía, que ha estado en caída por seis trimestres consecutivos.