Pekín, Andina. China suspendió este miércoles todos los procesos de aprobación de sus proyectos de construcción de plantas nucleares y supeditó su continuidad a evaluaciones de seguridad y cambios legales, anunció el Consejo de Estado.

La suspensión fue ordenada para "que puedan ser revisados los estándares de seguridad después de la explosión" en la planta nuclear de Fukushima, informó en un comunicado el gabinete de gobierno, liderado por el primer ministro Wen Jiabao, según un cable de la agencia de noticias Xinhua que reproduce Dpa.

De acuerdo a la resolución, deberán llevarse a cabo inspecciones y evaluaciones de seguridad en todas las plantas operativas y en las que están en construcción.

En estas últimas, "la construcción se suspenderá de inmediato si no cumplen con los requisitos de seguridad", se advirtió.

Además los operadores deberán "reforzar la gestión" en los reactores nucleares.

El gobierno de Beijing remarcó que la radiación en la planta de Fukushima "no afectará a la salud de la población china".