Beijing. Las autoridades locales de China han precintado los productos cárnicos sospechosos en cadenas de comida rápida, entre las que se incluyen McDonald's y KFC, después de que uno de los proveedores fuera acusado de vender carne podrida.

La acción se realiza en respuesta a las protestas de los medios y los ciudadanos después de que un canal de televisión de Shanghai revelase que la Corporación de Alimentos Shanghai Husi, un proveedor de varias firmas de comida rápida, incluyendo McDonald's y Yum Brands, vendía productos fabricados con carne podrida y carne cuya fecha de caducidad había vencido.

Después de la revelación, las autoridades de Shanghai suspendieron inmediatamente el domingo la producción en Shanghai Husi, una unidad del Grupo OSI, que tiene base en Estados Unidos. Ciudades y provincias en todo el país iniciaron el lunes el precintado de los productos suministrados por Husi en las cadenas de comida rápida locales.

La administración de alimentos y medicamentos de Chengdu, capital de la provincia de Sichuan, selló 9,6 toneladas de productos de Husi en almacenes y tiendas de McDonald's, KFC y Dicos, una cadena administrada por el Grupo Internacional Ting Hsin de Taiwan.

Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang, también precintó 1,77 toneladas de filetes de ternera y más de seis toneladas de productos de pollo y de cerdo de KFC y Pizza Hut, ambas marcas de Yum Brands, así como de McDonald's.

Los funcionarios en las dos ciudades dijeron que las cadenas han dejado de vender los productos afectados voluntariamente y han sellado sus suministros de Husi tras el escándalo.

Otras regiones del nivel provincial, incluyendo Guangdong, Guangxi y Mongolia Interior, también han precintado los productos y pedido a las compañías que no vendan alimentos procedentes de Husi.

En un comunicado difundido el lunes, McDonald's dijo que algunos de sus restaurantes podrían enfrentarse a escasez de suministro.

El canal Dragon TV de Shanghai transmitió el domingo un programa en el que reveló las malas prácticas de Shanghai Husi.

El escándalo es otro golpe contra las cadenas de comida rápida occidentales como McDonald's y KFC, las cuales han estado implicadas en los últimos años en varios escándalos de seguridad alimentaria que involucran a los proveedores.

La Administración Estatal de Alimentos y Medicamentos de China ordenó el lunes a las autoridades locales investigar todas las fábricas de alimentos con inversión del Grupo OSI en las provincias de Hebei, Shandong, Henan, Guangdong y Yunnan.