Pekin/Yakarta. China, el segundo mayor consumidor mundial de maíz, triplicaría sus importaciones del cereal a 4 millones de toneladas en la campaña que comienza en octubre debido a que una fuerte demanda de forraje para ganado consume una cosecha abundante, mostró un sondeo de Reuters.

La proyección de las importaciones es inferior a lo que predijeron analistas en un sondeo en julio por más o menos un millón de toneladas, que ubicaba las importaciones chinas para la campaña 2011/12 en 5 millones de toneladas.

A pesar de las expectativas de una cosecha generosa, los planes de Pekín para liberar 3,7 millones de toneladas de reservas de maíz para enfriar los altos precios son una indicación de su creciente apetito del cereal, usado para engordar cerdos y aves de corral.

China podría aprovechar los precios estadounidenses relativamente bajos y reponer las reservas desde su proveedor tradicional.

Pero como el clima seco está dañando la nueva cosecha estadounidense y sus existencias iniciales en la campaña 2011/2012 estarían en su punto más bajo en ocho años, China podría recurrir a Argentina, el segundo mayor proveedor, mostró la media de un sondeo de diez operadores, analistas y molineros.

Sin importar de donde compra, los futuros de maíz de Chicago, un referente para los precios globales, podrían trepar nuevamente si hay noticias de que China estuvo en el mercado, luego de que los temores a una recesión generaron una ola de ventas en los mercados esta semana.

"Es probable que la mayor parte (de las importaciones) sean usadas para reponer existencias. China se convertirá en un importador de maíz, un importante importador de maíz, y cuando tomen su iniciativa esta será importante", dijo John Baize, presidente de John C. Baize and Associates.

"Si uno se fija en lo que están haciendo, estuvieron en Argentina, hablando al gobierno argentino para hacer acuerdos de envíos de maíz desde Argentina a China," agregó.

La proyección media indica que las importaciones de maíz a China llegarán a cuatro millones de toneladas en la campaña 2011/2012.

Las estimaciones de 11 encuestados variaron desde sólo dos millones hasta 9,5 millones de toneladas.