China representa el gran mercado por descubrir para el vino chileno, a pesar de que el consumo ha ido creciendo gradualmente, según Andrés Lavados, gerente general del Grupo de Viñas Santa Rita, de Chile.

En entrevista con Xinhua, dijo que desde hace algunos años, esta empresa vinatera ha venido trabajando por conquistar el mercado chino del vino, para lo cual instaló en ese país una oficina comercial y cuenta con la entidad ASC como "socio importador" y allí vende todas sus marcas comerciales.

Ese grupo empresarial incluye las viñas Viñas Santa Rita, Carmen, Doña Paula, Terra Andina y Nativa. Entre sus especialidades está el Carmenére, cuya cepa en Chile fue descubierta hace 20 años por el ampelógrafo francés Juan Michel Boursiquot, un experto en el cultivo y usos de la vid.

"Creemos que es incipiente el consumo de vino en China, aunque siempre ha consumido el vino nacional, pero eso ha ido cambiando desde hace unos diez años", recordó Lavados, indicando que el 8% del consumo total era vino extranjero y hoy está por el 16% ó el 17%.

"Por lo tanto, la torta se ha ido agrandando y la cantidad de personas que ha ido probando vinos de otros orígenes ha aumentado en la gran nación", comentó.

"No estamos satisfechos con el actual consumo de vino chileno en China, y queremos más".

En su opinión, Chile está bien posicionado en el mercado chino y "hoy somos el tercer país de elección en China para el consumo de vinos, siendo Francia, el primero, y Australia, el segundo".

"Nuestro Grupo de Viñas Santa Rica apunta a los mercados más Premium y queremos ofertar vinos más caros. No queremos vender vino por vender vino; queremos vender vino con nuestras marcas, con nuestro legado, estrategia y conocimiento", subrayó Lavados.

Dijo que esa empresa comenzó en 1850 y la Viña Carmen en 1880 "y no vamos a desaparecer e insistiremos en China aunque nos demoremos 100 años en lograr que el consumidor chino nos identifique por nuestras marcas y no solamente porque producimos vino chileno".

Al respecto, aseguró que "ese es un camino más lento, porque vender rápido significa volumen, pero tenemos tiempo y apostamos por la calidad", añadiendo que, por eso, han cambiado la estrategia y trabajan en ese país con importadores regionales para acceder a nuevos consumidores.

A su juicio, China es un mercado que no significa un solo país, "en el sentido de que representa varios países porque sus regiones son enormes y son muy importantes para introducir el vino" , lo cual igual ocurre con Estados Unidos y Brasil.

Dijo que "no estamos satisfechos con el actual consumo de vino chileno en China, y queremos más".

Destacó que el mercado chino para el vino es muy fuerte por las posibilidades de crecimiento y "apuntamos a que el consumidor chino se vaya sofisticando con el conocimiento de un mundo más global y adquiriendo gustos que, posiblemente, sus padres y abuelos no tenían respecto al vino".

Reiteró que "en China, hay una masa de consumidores que se está agrandando cada día y queremos acceder a ellos con un vino con marca y no sólo con cualquier vino".

Sostuvo que "allá está creciendo la clase media y nosotros queremos llegar a esas personas para que consuman el vino diariamente, como parte de su cultura. No sería un consumo de moda, sino un hábito cultural, como lo hacemos en Chile".

Una de los objetivos del Grupo Santa Rita es lograr masificar el consumo del Carmenére en China, buscando que le identifique como el único productor de ese vino.

La variedad de Carmenére, de origen francés y redescubierta en la Viña Carmen hace dos décadas se incluyó por ley en el 1997 en el listado de variedades productoras de vinos con Denominación de Origen.

Para celebrar los 20 años del Carmenére, se lanzará el próximo 24 de noviembre el "Día Mundial del Cármenére y habrá una semana de actividades temáticas sobre esa variedad con gastronomía y degustaciones.

También hará un seminario con la presencia del experto Boursiquot; se lanzará el libro "Patrimonio Vitivinícola" sobre la cultura del vino; y la Viña Carmen presentará el vino "Cuatro Lustros".

Lavados explicó que en China hay una cepa denominada Cabernet Gernischt, que significa "Cabernet distinto", que viene del idioma alemán, y los estudios genéticos indican que es la misma cepa del Carmenére chileno, aunque sabe distinto por la mezcla de tierra, clima y gente, lo cual influye en el sabor del vino.

Los principales mercados que demandan esa cepa son China, Brasil, Estados Unidos, Gran Bretaña y Holanda.

Chile cuenta con la mayor cantidad de hectáreas de Carmenére en el mundo, con 10,732 hectáreas en 2013, lo que representa el 8,2% de la superficie de viñedos del país.