El gobierno chino urgió a México a "gestionar adecuadamente" la suspensión de la construcción del primer "tren bala" del país, que iba a comunicar la capital con el estado de Querétaro y cuya primera licitación fue para una compañía del gigante asiático.

Así lo afirmó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, en una rueda de prensa en Pekín, en la que añadió que Pekín espera que México "tome acciones concretas para salvaguardar los intereses de las compañías chinas".

Luis Videgaray, ministro de Finanzas mexicano, anunció el viernes que el proyecto del tren bala está suspendido "de forma indefinida", tras recortes presupuestarios debido a la caída del precio del petróleo.

Una semana antes, el secretario de Comunicaciones y Transportes de México, Gerardo Ruiz Esparza, dijo que cinco empresas habían expresado su interés en participar en la nueva licitación, y, aunque no dio nombres, dijo que eran de capital chino, canadiense, español, francés e italiano.

Entonces, aseveró que el Gobierno de México ofrecería garantías jurídicas necesarias en la nueva licitación del tren de alta velocidad para evitar que se cometan "los mismos tropiezos" que en el primer concurso, ganado por China Railway Construction Company (CRCC).

La cancelación por parte del Gobierno de México del acuerdo con el consorcio chino ocurrió en noviembre, solo unos días después del anuncio inicial, por "las dudas e inquietudes que han surgido" en torno al procedimiento para la concesión del proyecto, según dijeron las autoridades mexicanas.

En secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, apuntó en diciembre que había explicado a las autoridades chinas la situación y las alternativas existentes, y afirmó que, aunque hubo sorpresa, "entendieron" las razones mexicanas, por lo que la CRCC no solicitó el pago de gastos no recuperables.

Además, aseguró que "no se ha pagado al consorcio (chino) ninguna compensación o cantidad alguna por cualquier otro concepto", como se especuló porque la anulación coincidió con el viaje oficial que por esas fechas realizó Peña Nieto al gigante asiático.

Por su parte, un portavoz de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo del país asiático aseguró este lunes a la agencia oficial Xinhua que China "rechaza la decisión de México de suspender el proyecto".

"México necesita evaluar y responder de la forma adecuada a la enorme inversión humana y de capital que China ha realizado en la licitación, y llevar a cabo medidas para impulsar la cooperación bilateral futura", dijo el portavoz, cuyo nombre no se divulgó, en una declaración escrita.

Pese a las tensiones, Hong añadió hoy que su Gobierno "continuará animando a las empresas chinas a que lleven a cabo proyectos de cooperación ferroviarios con países extranjeros", y matizó que "una cooperación neutral y beneficiosa entre China y México sirve a los intereses de ambas naciones".