Berlín. Las ventas de la división central de Volkswagen cayeron por séptima vez en ocho meses en mayo, ya que una desaceleración del impulso en China y declives en América Latina pesaron más que las ganancias en Europa.

Las entregas de la marca homónima de VW, que representan el 60% de las ventas del grupo, bajaron 5,9% interanual a 499.500 modelos, dijo la compañía el miércoles, apuntando que el descenso fue exacerbado por dos días hábiles menos.

Exceptuando febrero, cuando los despachos se mantuvieron estables en 413.700 vehículos, las entregas de la mayor división de autos de VW por ventas e ingresos han caído en todos los meses desde octubre.

Ajustado por día de ventas, la caída del mes pasado estuvo en línea con la baja de 4,8% de abril, que resultó ser el mayor retroceso en varios años, aseguró un portavoz de la compañía alemana.

La caída podría presagiar un mayor escenario sombrío a nivel de grupo después que las ventas globales de VW, que incluyen la división de lujo Audi y la unidad checa Skoda, retrocedieron en abril por primera vez desde diciembre del 2009.

El mayor fabricante de automóviles de Europa busca elaborar una nueva estructura de compañía para ayudar a aumentar la rentabilidad y abordar el mal desempeño a nivel externo. Se espera que el viernes reporte las entregas de mayo para todo el grupo.