Chongqing. Jugar al béisbol una tarde soleada podría pronto convertirse en una forma de cargar un iPhone, gracias a un nuevo tejido desarrollado por científicos chinos y estadounideses.

El tejido recoge la energía cinética y la solar. El material está compuesto de células solares y nanogeneradores integrados en fibras ligeras entretejidas, explicó este viernes a Xinhua Fan Xing, profesor de ingeniería química de la Universidad de Chongqing.

Con un grosor de tan solo 0,32 milímetros, el tejido podría usarse con tecnología para vestir o en las persianas y tiendas de campaña del futuro, detalla Fan.

Si la luz solar es suficiente y el movimiento constante, una muestra de cinco centímetros de largo y cuatro de ancho puede generar y mantener la electricidad a una tensión de cinco voltios, suficiente para cargar un teléfono celular.

"Nuestra investigación tiene en cuenta la seguridad del tejido y realizamos las pruebas a una tensión baja", añadió Fan. "La tela es segura para el cuerpo humano".

Las pruebas de durabilidad todavía no se han llevado a cabo, pero el material puede doblarse hasta 500 veces sin pérdida de rendimiento.

El hallazgo, logrado en cooperación con el Instituto de Tecnología de Georgia, fue publicado en la revista científica internacional Nature Energy a principios de este mes.