Anchorage, EE.UU. El oleoducto Trans Alaska fue cerrado temprano este sábado para que empleados puedan completar trabajos de reparación que permitirán restaurar los envíos normales de petróleo.

El operador del ducto de 1.280 kilómetros, Alyeska Pipeline Service Co, cerró el bombeo a partir de las 09:07 GMT y se esperaba que la suspensión dure 36 horas, tiempo suficiente para que trabajadores instalen una línea "bypass" alrededor del sitio donde se descubrió una filtración hace una semana.

"Autoridades federales y estatales están trabajando con la compañía para completar sin problemas de seguridad la instalación del 'bypass' en el oleoducto, tan pronto como las condiciones lo permitan", dijo la empresa en un comunicado.