El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) registró que durante el 2011 el efecto del cambio climático impactó 56 mil 128 hectáreas de cultivos.

Las familias perjudicadas por los fenómenos atmosféricos fueron 86 mil 599, y el monto que perdieron sumó Q570.8 millones (US$71,9 millones).

La depresión tropical 12E impactó 52 mil 968 hectáreas en total, sumando 82 mil 274 familias que perdieron sus cosechas, valoradas en Q549.2 millones.

Por deslaves, granizo, lluvias fuertes, hongos y viento fueron 3.160 las hectáreas dañadas y 4.325 núcleos familiares afectados, lo que representó Q21.5 millones (US$2,7 millones).

"En el mediano plazo, lo que se busca es un reordenamiento territorial, para evitar sembrar en las zonas de riesgo", señaló el ministro de Agricultura, Efraín Medina,.

El funcionario aseguró que se impulsará el seguro agrícola, para que se recupere lo invertido en los cultivos que se pierdan.

Vulnerables. El director del sector agrícola de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), Ricardo Santa Cruz, señaló que entre los principales cultivos perdidos en el 2011 están los vegetales, el maíz y el frijol.

La proliferación de hongos debido a la humedad y las carreteras en mal estado incidieron en las pérdidas. "No se transportaron a tiempo los pedidos", agregó Santa Cruz.

El analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, Pablo Urrutia, declaró que el país es vulnerable al cambio climático. "Se debe trabajar en la prevención", añadió.