Londres. El Consejo Internacional de Cereales (CIC) rebajó el jueves sus previsiones para las cosechas globales 2017/18 de maíz, trigo y cebada tras considerar el impacto del clima seco en varios países.

"Debido a un clima excesivamente seco, incluso en América del Norte, Unión Europea y Australia, los pronósticos para las cosechas globales de maíz, trigo y cebada fueron revisados a la baja", dijo el CIC en una actualización mensual, añadiendo que las lluvias probablemente llegarán muy tarde para revertir el daño en algunas áreas.

La entidad recortó su pronóstico global de maíz en 5 millones de toneladas a 1.020 millones de toneladas, impulsado por menores pronósticos en Estados Unidos (a 352,1 millones desde 357,7 millones) y la Unión Europea (a 59,5 millones desde 60,2 millones).

Un verano caluroso y seco en Estados Unidos ha afectado las proyecciones para la cosecha de maíz de este año. El Departamento de Agricultura estadounidense dijo esta semana que 62% de la cosecha estaba en buena o excelente condición, por debajo del 64% de hace una semana y el 76% en igual periodo del año pasado.

Los recortes fueron parcialmente opacados por una revisión al alza en la cosecha 2017/18 de maíz en Brasil, a 90,2 millones desde una previsión anterior de 88,7 millones.

Un verano caluroso y seco en Estados Unidos ha afectado las proyecciones para la cosecha de maíz de este año. El Departamento de Agricultura estadounidense dijo esta semana que 62% de la cosecha estaba en buena o excelente condición, por debajo del 64% de hace una semana y el 76% en igual periodo del año pasado.

El CIC recortó su proyección para la cosecha mundial de trigo en 3 millones de toneladas a 732 millones. El recorte fue causado por revisiones a la baja para Estados Unidos (a 46,7 millones desde 48,6 millones), Australia (a 22,8 millones desde 24,8 millones) y la Unión Europea (a 148,1 millones desde 149,4 millones). Para Rusia, la previsión se elevó de 68 millones de toneladas a 71 millones.

Respecto a la cebada, el CIC redujo sus estimaciones en 3,3 millones de toneladas a 138,1 millones, reflejando menores pronósticos en varias regiones como Australia, Unión Europea, Estados Unidos y Canadá.

La producción global de soja en 2017/18 fue estimada en 345 millones de toneladas, desde una previsión anterior de 348 millones de toneladas, pero aún la segunda mayor cosecha registrada.