Santiago. El grupo forestal chileno CMPC mantendrá paralizada la planta de celulosa Guaiba II en Brasil hasta noviembre de este año para ser sometida a reparaciones, con lo que dejará de producir unas 400.000 toneladas, informó el jueves la compañía.

Empresas CMPC dijo al regulador que la paralización de la planta, que en febrero detuvo también su operación, tendrá un efecto económico de unos US$200 millones, aunque los daños se encuentran cubiertos por seguros.

La empresa detalló que durante una detención programada para mantención en julio se detectó que una caldera de recuperación, la misma que interrumpió previamente la operación, aún presenta daños y debe ser reparada.

La anterior detención, que duró 38 días, afectó fuertemente los resultados de CMPC, una de las mayores productoras mundiales de celulosa.

Entre enero y junio, la utilidad de la empresa se derrumbó un 91% interanual a US$9,6 millones, en parte por los problemas en Guaiba, informó el jueves la firma.

Las acciones de CMPC reaccionaron a la baja tras la noticias de la nueva paralización y cerraron con un descenso del 3,31%, a 1.576,60 pesos, arrastrando al indicador líder de la plaza.