Londres. El cobre subía el miércoles repuntando desde un declive reciente ante el regreso del apetito por el riesgo financiero, pero la fortaleza del precio del petróleo mantenía a los inversores preocupados por el impacto de las presiones inflacionarias sobre la demanda.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) se negociaba a US$9.575 la tonelada a las 1028 GMT desde un cierre de US$9.530 el martes, a medida que las acciones europeas ascendían.

"Regresó algo del apetito por el riesgo", dijo Carl Firman, analista de Virtual Metals.

Pero la confianza era frágil pues el crudo subía tras dos días de bajas, cotizándose cerca de US$114 debido a que los temores sobre la inestabilidad en Libia y Oriente Medio tenían más efecto en el mercado que las garantías de una amplia capacidad de suministro adicional por parte de la OPEP.

Tanques y aviones de combate libios aumentaban su ofensiva contra los rebeldes en el país, un productor de crudo, mientras Estados Unidos enfatizaba que cualquier zona de exclusión aérea para perjudicar a las fuerzas de Muammar Gaddafi debería tener apoyo internacional.

"Si el crudo sigue en alza, se verá un menor entusiasmo en relación con los metales industriales", dijo Firman.

El aluminio se negociaba a US42.613,25 la tonelada desde 2.596, el zinc a 2.406,25 contra 2.395, el plomo a 2.589 frente a 2.590, el estaño a 30.900 ante 30.600 y el níquel a 27.175 a 26.900.