Londres. El cobre caía este viernes, en línea con los mercados globales de acciones, por las preocupaciones persistentes acerca del crecimiento económico y el impacto sobre la demanda de metales.

Los temores se incrementaron debido a que Estados Unidos y Europa no lograron convencer a los inversores de que poseen algún plan firme para arreglar sus problemas económicos.

El euro se hundía al mínimo en casi seis meses contra el dólar, haciendo que los metales denominados en la moneda norteamericana sean más caros para los tenedores de otras divisas.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, no dio indicios firmes sobre eventuales nuevas medidas de estímulo, y la propuesta de creación de empleos del presidente Barack Obama, de US$447.000 millones, no sirvió para atenuar las dudas de los inversionistas.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres caía 1,7% a US$8.964 la tonelada a las 1020 GMT desde US$9.115 al cierre de este jueves.

Pero a pesar de los temores macroeconómicos, el suministro ajustado continuaría apuntalando a los precios del cobre.

Una huelga en la tercera mayor mina de cobre de Perú, Cerro Verde, junto con una paralización programada del 15 de septiembre al 15 de octubre en la mina Grasberg de Freeport McMoRan Copper & Gold en Indonesia, la tercera mayor del mundo, amenazan con reducir la oferta.

El níquel caía 2,4% a US$21.559 desde US$22.050 al cierre de este jueves.

El estaño se vendía a US$23.875 desde US$24.475.

El zinc se negociaba a US$2.211 desde US$2.251.

El plomo se cotizaba a US$2.443 desde US$2.490.

El aluminio estaba a US$2.390 frente a US$2.420.