Londres. El cobre retrocedía este lunes por la incertidumbre sobre la salud de la economía en la zona euro, pese a que las autoridades europeas prometieron anunciar nuevas medidas para abordar la crisis de deuda de la región, aunque el débil dólar limitaba el descenso.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) bajaba a US$7.346,50 por tonelada desde los US$7.375 de este viernes.

El metal avanzó un 5% en la semana pasada, su mayor nivel desde la semana del 10 de abril.

Elste domingo, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijeron que su objetivo era presentar una respuesta sustentable a los problemas de la deuda griega y acordar cómo recapitalizar a los bancos europeos, pero no dieron detalles del plan.

"El mercado probablemente siga nervioso algún tiempo más en lo que concierne a Europa", dijo Nic Brown, analista jefe de materias primas de Natixis.

"No habremos salido del bosque hasta que veamos cierto tipo de solución a largo plazo y una sustentabilidad fiscal en países como Grecia. No creo que estemos ahí todavía", agregó.

Un factor que ayudaba a impedir un descenso mayor del cobre era la debilidad del dólar, que disminuía contra una cesta de divisas, lo que hace que las materias primas denominadas en la moneda norteamericana sean más baratas para los tenedores de otras unidades.

Con la reapertura del mercado chino tras una semana de festivos, los analistas prevén un repunte de las compras chinas, aunque advertían que todavía era pronto para saber si la demanda del metal del país asiático empezaría a mejorar.