Londres. Los precios del cobre caían el martes a su menor nivel en una semana por preocupaciones sobre los elevados inventarios y una débil demanda de China, el mayor consumidor mundial del metal, exacerbadas por los temores a un mayor ajuste monetario en el gigante asiático.

El cobre de referencia en la Bolsa de Metales de Londres caía a US$9.493 por tonelada a las 13:34 GMT, desde los US$9.535 al cierre de este lunes. Más temprano, el metal tocó un mínimo semanal de US$9.429,50 por tonelada.

"El foco está claramente en China y en China están agotando sus inventarios, pero no vuelven al mercado. Hay muchas dudas sobre cuánto tienen", dijo el analista de Credit Agricole Robin Bhar.

Los consumidores chinos, en general, compran más cobre en el segundo trimestre, ante una intensificación de la construcción en la primavera boreal y la demanda de cobre crece.

Este año, sin embargo, la entrada de los compradores en el mercado se vería demorada a la espera de mejores precios.

Las preocupaciones sobre la posibilidad de que China ajuste su política monetaria, lo que enfriaría el crecimiento económico, también presionaban al precio del cobre.

Un dólar débil frente a una cesta de divisas daba cierto apoyo al precio del cobre. La debilidad de la moneda estadounidense abarata los precios de las materias primas en dólares para los tenedores de otras divisas.

La mayoría de los analistas prevé un déficit de suministros de cobre este año.

El estaño caía a US$31.410 desde los US$31.500 este lunes.

El zinc subía a US$2.342 respecto de los US$2.340 dólares de la sesión previa.

El plomo avanzaba a US$2.640,50, desde los US$2.628 de la jornada anterior.

El aluminio trepaba a US$2.632, comparado con los US$2.615 el día anterior.

El níquel se transaba en US$26.390 contra los US$26.220 de la víspera.